Vistazo a los panameños para la temporada 2020 de Grandes Ligas

El análisis de un experto

Jonathan Arauz
Jonathan Arauz / AFP
Harmodio Arrocha - Periodista deportivo
22 de julio 2020 - 07:30

Facebook: Harmodio Arrocha Sports/El infielder panameño Jonathan Arauz fue incluido en el roster inicial de los Medias Rojas de Boston para esta temporada corta de 60 juegos de las grandes ligas.

Así, Arauz se podría convertir en el pelotero panameño número 64, que juega en las Ligas Mayores.

El talentoso jugador istmeño se ganó a pulso el puesto en la nómina principal de Boston luego de impresionar con sus habilidades en el cuadro al mánager de los Medias Rojas.

Con tan solo 21 años de edad el infielder canalero hizo de todo en el Summer Camp de Boston, y está llamado a brillar esta temporada en medio de tantas estrellas del juego.

Se mantuvo consistente reuniendo todos los requisitos para unirse al fuerte elenco bostoniano.

"Es un jugador sumamente versátil y sobre todo demuestra mucha seguridad en el juego. Luce muy tranquilo a su edad, no se asusta y me impresionó muchísimo", valoró sobre Arauz el mánager Ron Roenicke, la noche del sábado tras el último partido interéscuadra de Boston.

Vale destacar que Arauz llegó a Boston procedente de los Astros de Houston mediante la regla 5 del draft en diciembre de 2019.

El jugador nacido en Chiriquí debe permanecer en la nómina toda la campaña para no ser devuelto a Houston.

El infielder istmeño posee la virtud de jugar todas las posiciones del cuadro interior a excepción de la receptoría y primera base.

Johan Camargo
Johan Camargo / AFP

Los únicos fijos

Hasta hoy, Jonathan Arauz y Johan Camargo son los únicos istmeños fijos en MLB, pero hay otros cuatro jugadores que tienen buenas posibilidades de unirse a la tropa panameña.

En ese sentido tienen buen chance el infielder Edmundo Sosa y el lanzador Jaime Barría, quienes juegan con los Cardenales de San Luis y Angelinos de Los Ángeles.

Jaime Barría
Jaime Barría / AFP

Barría: 'Hay que esperar'

Barría, un tirador derecho que brilló en su debut con el equipo californiano, lució poderoso en tres salidas que tuvo en el entrenamiento previo al inicio de la temporada.

"Gracias a Dios me fue muy bien en el entrenamiento, pero todavía estoy esperando a ver qué me dicen. Tengó mucha fe en que todo saldrá bien, trabajé duro, pero hay que esperar", indicó Barría a este servidor.

Detrás de este grupo también hay otros istmeños que tienen buenas posibilidades.

Entre ellos destaca el lanzador coclesano Darío Agrazal, con los Tigres de Detroit, que este martes tuvo su última salida en el montículo.

En vísperas del inicio de temporada el tirador aguadulceño Ariel Jurado fue enviado a campo de entrenamiento alternativo.

Pero los Rangers de Texas siguen apostando al talento del lanzador interiorano.