Palmeiras conquista su noveno campeonato brasileño tras 22 años de espera

El popular club de Sao Paulo comenzó a cimentar su renacimiento con la conquista de la Copa de Brasil-2015

Palmeiras conquista su noveno campeonato brasileño tras 22 años de espera
Palmeiras conquista su noveno campeonato brasileño tras 22 años de espera / Getty Images
Afp
27 de noviembre 2016 - 17:21

Con la victoria de este domingo y el final definitivo de la desesperada carrera por el milagro del Santos, el Palmeiras cierra un ciclo convulso donde el brillo de los últimos años del siglo XX dio paso a una época sombría.

Han tenido que pasar 22 años, decenas de entrenadores, una Libertadores, dos descensos y sonadas decepciones para que el Palmeiras pueda gritar por fin que es el campeón del campeonato brasileño. Lo consiguió este domingo y, como todo en este club centenario, no fue sencillo.

La interminable espera por el noveno título acabó por fin con el éxtasis colectivo de la victoria ante el Chapecoense (1-0), en una tarde que los 40.000 hinchas que desbordaron el estadio del 'Verdao' en Sao Paulo desearon que no acabara nunca.

Tras meses liderando la tabla, el trofeo se hizo de rogar para un equipo que trataba de mantener la cabeza fría frente a la pasión de una de las 'torcidas' más numerosas de Brasil, a la que ya se le habían escapado los fuegos artificiales la semana pasada.

"¡Qué difícil es ser campeón, Dios mío!", afirmó entonces el técnico del Palmeiras, Cuca, cuando quedaron a un paso de ganar el título con dos fechas de antelación.

Con la victoria de este domingo y el final definitivo de la desesperada carrera por el milagro del Santos, el Palmeiras cierra un ciclo convulso donde el brillo de los últimos años del siglo XX dio paso a una época sombría.

"Nos sacamos un peso de 22 años de la espalda", afirmó el capitán Dudu al dejar el campo.

- En las tinieblas -

Apenas quedan vestigios de aquel 'Verdao' de Rivaldo, Roberto Carlos o Mazinho que logró el octavo y, hasta ahora, último Brasileirao para el club en 1994.

Beneficiado por el patrocinio del gigante Parmalat, el Palmeiras dominaba entonces el fútbol local y asustaba al continente con sus estrellas de capital internacional.

La cima de aquella época dorada que encadenaba títulos llegaría en 1999, cuando este equipo fundado hace 102 años por un grupo de inmigrantes italianos levantó su única Copa Libertadores.

El nuevo siglo, sin embargo, llegó plagado de malas noticias.

Con la marcha de los millones de Parmalat, al Palmeiras se le quebraron las fuerzas y en 2002 descendía por primera vez a la segunda división, una pesadilla que volvería a repetirse una década después.

En ambas ocasiones regresó a la élite a la temporada siguiente, pero las alegrías duraban poco en la Palestra Italia.

Recuperado de la caída y dispuesto a hacer historia en el año de su centenario, el cumpleaños del Palmeiras casi acaba en desastre en 2014.

Con su moderno estadio recién estrenado para la ocasión, el 'Verdao' estuvo luchando hasta el final contra el fantasma del descenso, del que sólo logró escapar en la última fecha ante una hinchada enfurecida.

Nadie podía imaginar entonces que la suerte del Palmeiras estaba a punto de cambiar.

- ¡Aleluya! -

El popular club de Sao Paulo comenzó a cimentar su renacimiento al año siguiente, con la conquista de la Copa de Brasil-2015 y su boleto para regresar a la Libertadores.

Ilusionado, el Palmeiras partía como uno de los equipos más peligrosos del torneo hasta que, una vez más, tropezó contra sí mismo y acabó saliendo eliminado en la primera fase, con la destitución de Marcelo Oliveira -el héroe meses antes- incluida.

De regreso de su aventura china, el 'Verdao' confió entonces en Cuca, un viejo conocido del club que aún conservaba el brillo de la Copa Libertadores ganada con el Atlético Mineiro en 2013. Más de dos décadas después de haber perdido como jugador la liga de 1992, Alexi Stival 'Cuca' saldó este domingo desde el banco su deuda con el Palmeiras.

Aunque la mejor sorpresa de la última década le aguardaba al 'Verdao' en su propia casa. Se trata de un chico de 19 años que debutó en 2015 con el primer equipo y hace apenas tres jugaba en campos de tierra. Se llama Gabriel Jesús y cierra el año no solo como el artillero de su club, con 12 tantos a falta de una fecha, sino como el máximo goleador de la selección brasileña, por delante de Neymar.

Una evolución relámpago que no pasó desapercibida para los grandes clubes del mundo, pero especialmente para Pep Guardiola, que pidió su fichaje al Manchester City. Convertido en una estrella y con el Brasileirao brillando en la maleta, Gabriel Jesús emprenderá en enero su aventura europea.

Demasiadas emociones para un chico que aún no ha cumplido los 20 y que cayó desplomado en lágrimas en cuanto pitó el árbitro.

Este domingo fue también el de su despedida ante una afición que le hizo su héroe y recuperó la ilusión viéndole crecer. La misma que le convirtió en santo y le cantó por última vez el himno que creó para él.

"Gloria, gloria, aleluya... es Gabriel Jesús".

Hoy empieza su nueva vida.

Si te lo perdiste
stats