Renunciar para no rendirse

Renunciar para no rendirse
Renunciar para no rendirse
15 de julio 2014 - 16:22

Por Adriana Prieto.

Si, ya sé, suena un poco raro, quizás porque que pienses que las palabras renunciar y rendirse sean lo mismo, pero ponte a pensar, en muchos casos es necesario renunciar a ciertas cosas para alcanzar nuestras metas.

La palabra renunciar no siempre significa algo negativo, todo depende del enfoque que le demos. Por ejemplo, si quieres bajar de peso y renuncias a las sodas, dulces y otras tentaciones, entonces estás renunciando exitosamente y esto es una gran forma de no rendirse en el intento.

El miedo

¡RENUNCIO! Una expresión determinante que causa algo de temor, el solo pronunciarla produce la sensación de que se pierde algo muy grande. Pero la acción puede dejarnos mayores satisfacciones. Analicemos este otro ejemplo:

Fumadores: (yo no fumo, pero es un caso muy notable) no hay nada más difícil que dejar la adicción al cigarrillo y muchas veces la gente muere en el intento de solo imaginar que van a dejar de experimentar esa sensación placentera que produce el tabaco después del café, o a primera hora del día o en su momento favorito. Pero si vieran más allá de eso, se darían cuenta que pueden recibir muchas más satisfacciones al renunciar a esa dependencia.

¿Me explico?

Todo comienzo es difícil, quizás al inicio no lo veamos tan claro, pero en algunos casos, a las personas les afecta más el miedo a perder, que la satisfacción de ganar.

Con esto quiero decir que debemos ver más allá de nuestras narices a la hora de trazarnos las metas. Dejar el conformismo a un lado y ver que más allá de la satisfacción del momento hay muchas cosas maravillosas que podemos alcanzar. Si quieres lucir un cuerpo increíble, entonces renuncia por una vez al placer de degustar un chocolate o tu dulce favorito, disfruta visualizándote cómo te verás al llegar a tu meta y siente la satisfacción de que estás haciendo algo positivo por ti.

No lo llames sacrificio, simplemente es una decisión en pro de tu bienestar y a medida que avanzas hacia el camino de tus logros, te vas olvidando de esas renuncias y aprendes a valorarlas, es allí donde le encuentras todo el sentido, comprenderás que lo que ganaste, supera lo que pudiste haber perdido.

En conclusión, la renuncia en cualquier proyecto de tu vida ya sea físico, laboral o personal, puede ser una herramienta clave para el éxito, confía en ella cuando te invada la tentación o los lamentos que solo son auto-sabotaje, la única condición para usar esta herramienta es que nunca, jamás, renuncies a tus sueños.

Si te lo perdiste
stats