La primera expedición a las montañas submarinas de Coiba, ¿Qué encontraron los científicos?

Ciencia en Panamá

Vistazo a los primeros datos proporcionados por la reciente expedición pionera que se sumergió en las aguas del Pacífico, para explorar las montañas submarinas nunca vistas de la cordillera de Coiba.

La misión científica estuvo casi dos semanas en alta mar.
La misión científica estuvo casi dos semanas en alta mar. / Cortesía de Ana Endara del STRI.
Helkin Guevara - Corresponsal digital
26 de junio 2022 - 07:56

Ciudad de Panamá/Un equipo internacional de científicos pudo observar y palpar, por primera vez, la riqueza marina que esconden las profundidades del área protegida panameña de la Cordillera de Coiba, zona que forma parte de una cadena montañosa submarina en el Pacífico, que se extiende desde Costa Rica hasta Ecuador, pasando por Panamá y Colombia.

La misión se enfocó en una serie de montes marinos ubicados en la reserva panameña, un espacio inexplorado hasta finales del pasado mes de abril, cuando los miembros de la expedición se sumergieron para observar, filmar y tomar muestras de la biodiversidad de la zona.

El grupo de científicos partió el 27 de abril en la embarcación M/V Argo, con dirección a la cadena de montañas en alta mar y permaneció allí por casi dos semanas, realizando inmersiones diarias a bordo del DeepSee, un mini submarino que les permitió llegar hasta los 350 metros de profundidad.

En total, se exploraron cuatro montañas de la cordillera, se tomaron muestras de corales y de rocas gracias al brazo robótico del DeepSee, y se registraron más de 900 horas de video de todas las especies que se cruzaron en el recorrido del submarino, detalló el ecólogo marino Héctor Guzmán, del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Stri)

Una de las técnicas empleadas para atraer la atención de las especies y grabarlas con mayor detalle, fue el sistema remoto de video submarino con carnada o BRUVS, por sus siglas en inglés, que cuenta con una estructura metálica especial sumergible con cámaras de video y un espacio con carnada que invita a las diferentes especies depredadoras a acercarse.

Parte de las muestras tomadas de los montes marinos.
Parte de las muestras tomadas de los montes marinos. / Cortesía - STRI/Ana Endara

Gracias a los registros con el sistema BRUVS y a las imágenes captadas desde el submarino, se pudo comprobar la abundancia de animales, sus tamaños diversos y la gran cantidad de especies altamente migratorias, presentes en las montañas marinas.

Se observaron varios tipos de tiburones, como el tiburón zorro (Alopias pelagicus), una especie poco común; el tiburón martillo (Sphyrna lewini), en riesgo de extinción; o el tiburón negro espinoso (Alopias pelagicusSphyrna lewiniEchinorhinus cookei, habitual en las profundidades y, por tanto, difícil de estudiar.

Abundantes corales blandos amarillos, crustáceos, anguilas, esponjas, pepinos y estrellas de mar, y peces diversos, como un Masturus lanceolatus o mola coliaguda, además de múltiples rocas que serán analizadas para comprender mejor el origen geológico de la cordillera, fueron otros registros producto de la exploración, que ayudarán a conocer y proteger mejor esta reserva marina designada por Mission Blue como un hope spot, o lugar único y vital para la salud de los océanos.

En los siguientes meses, las muestras e imágenes tomadas serán estudiadas para comprobar si la expedición logró descubrir nuevas especies y, como resultado preliminar, los hallazgos sugieren que esta área marina es de gran importancia para las especies marinas migratorias.

El área marina protegida de la Cordillera de Coiba fue expandida a mediados de 2021 de 17,000 kms2 a 68,000 km2, permitiendo así que el país cumpliera con el objetivo de la “Iniciativa 30x30” del Marco Mundial de la Diversidad Biológica, que consiste en la protección del 30% de las áreas marinas de los países antes de 2030.

El siguiente paso se registró a inicios de años, con la aprobación del Ministerio de Ambiente de Panamá del nuevo Plan de Manejo para el área protegida de la Cordillera de Coiba, según Resolución del 3 de marzo de 2022.

Y ahora es turno de la ciencia para generar conocimiento sobre la reserva marina con esta primera misión exploratoria, en la que participaron científicos de MigraMar, Universidad Marítima Internacional de Panamá, Universidad de Costa Rica, el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología, Fundación Malpelo y el STRI, entre otros benefactores.

stats