TVN plus En vivo

Sergio Ramírez apunta a la corrupción y el narcotráfico como "temas de novela"

El escritor, novelista y exvicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez, habla durante una entrevista, en Asunción (Paraguay) .
El escritor, novelista y exvicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez, habla durante una entrevista, en Asunción (Paraguay) . / EFE
Efe
08 de junio 2017 - 13:34

La corrupción y el narcotráfico en América Latina pueden convertirse en la base de novelas en la región al reflejar "fenómenos de anormalidad social y política", dijo en una entrevista con Efe en Asunción el escritor, novelista y exvicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez.

Ramírez (1942) participa esta semana de la Feria Internacional del Libro de Asunción, que en esta edición rinde homenaje al escritor paraguayo Augusto Roa Bastos (1917-2005) por el centenario de su nacimiento.

El escritor nicaragüense declaró que los temas para las novelas "son inagotables", pero que en Latinoamérica existe una tendencia "a reflejar fenómenos de anormalidad social y política", dado que en estos países "las instituciones no se dan por sentadas".

"No digo que la literatura esté obligada a atender estos fenómenos, pero hay una atracción fatal hacia ellos. Si uno revisa a los escritores jóvenes de Latinoamérica, verá que están volviendo a temas como la corrupción, el abuso de poder o el narcotráfico", destacó.

En este contexto, Ramírez subrayó el tema de la corrupción, con tramas internacionales como la de Odebrecht, un "tema fenomenal para un literato", que da cuenta de "cómo una compañía brasileña infecta de corrupción a todo el continente".

Otro fenómeno que considera "atractivo" para los escritores es el del narcotráfico, con personajes como "los reyes del narco, que son los nuevos emperadores del poder, los gángsters con poder político", según describió.

Ramírez insistió en que la literatura no debe ignorar estos fenómenos ya que, como sucede con el periodismo, su objetivo final es "narrar los hechos", aunque sea de forma figurativa y no objetiva.

Afirmó que periodismo y literatura han ido acercándose cada vez más gracias al periodismo narrativo, y a autores como los colombianos Juan Gabriel Vásquez y Héctor Abad Faciolince, el peruano Santiago Roncagliolo y el argentino Andrés Neuman.

"Al periodismo le ha sido devuelta la categoría literaria que le dieron los escritores modernistas a comienzos del siglo XX. Eso habían hecho autores como Rubén Darío (1867-1916), Amado Nervo (1870-1919) o Leopoldo Lugones (1874-1938), que fueron periodistas y artistas de la palabra", expresó.

Agregó que, en este marco, la crónica periodística ha recuperado su carácter literario, y vaticinó que este género es una de las bases del periodismo del futuro.

"El periodismo del futuro está basado, por un lado, en la investigación de hechos, en mostrar lo oculto, que es lo que están haciendo los periódicos norteamericanos con el Gobierno de Donald Trump. Además, se basa en las crónicas atractivas para contar los ángulos que el periodismo diario tiende a olvidar", describió.

Ramírez expresó que esta noción debería "pasar a los diarios impresos, a medida que se vayan convenciendo de que ya no informan, porque uno cuando abre el periódico a la mañana ya lo sabe todo".

"El periódico no va a informarme del resultado de un partido de fútbol, pero me puede dar un perfil de Cristiano Ronaldo o (Lionel) Messi sobre cosas que ignoro. Si no lo hace, el periodismo impreso no va a tener otro futuro, y las tiradas seguirán cayendo", aseguró.

Ramírez, de 74 años y 53 en las letras, es también cuentista y fue vicepresidente de Nicaragua de 1985 a 1990.

Entre sus obras se encuentra "Castigo Divino" (1988), "La marca del Zorro" (1989), "Oficios compartidos" (1994), "Charles Atlas también muere" (1994), "Un baile de máscaras" (1995) -reconocida con el Premio Laure-Bataillon 1998 en Francia- "Adiós muchachos" (1999), "Mentiras verdaderas" (2000) y la compilación de cuentos "Catalina, Catalina" (2001).

Temas relacionados