Kuczynski: Pruebas del caso Odebrecht son claves en la lucha anticorrupción

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski / EFE
Efe
01 de junio 2017 - 13:57

La entrega de las pruebas de los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht en Perú y otros países de la región es "fundamental" en la lucha contra la corrupción en América Latina, afirmó hoy el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

El jefe de Estado comentó que la entrega de las autoridades judiciales brasileñas de las declaraciones de los representantes de Odebrecht "es un proceso de justicia que se está dando y que va a tomar tiempo, pero que es fundamental en la lucha contra la corrupción, que lamentablemente está en toda América Latina".

Kuczynski agregó que aunque la información será mantenida bajo reserva inicialmente, "al final habrá acceso" a ella.

El mandatario peruano subrayó que en ese sonado caso, que implica el reparto de 29 millones de dólares en sobornos en Perú, "debe haber un debido proceso a través de la Fiscalía y el Poder Judicial".

De acuerdo con la declaración de Odebrecht a la justicia de Estados Unidos, las coimas de la constructora fueron repartidas entre 2005 y 2014 en Perú, en un periodo que corresponde a los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

La Fiscalía brasileña comenzará a entregar hoy las pruebas sobre los sobornos pagados por Odebrecht a autoridades de ocho países de América Latina, pero exigirá que la documentación se mantenga bajo sigilo hasta nueva orden.

Las pruebas fueron solicitadas por las fiscalías de Argentina, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

De acuerdo con el portavoz de la Fiscalía brasileña, con excepción de República Dominicana, que ya recibió toda la información solicitada gracias a que llegó a un acuerdo de cooperación con Odebrecht, los otros países comenzarán a recibir las pruebas hoy.

Las pruebas constan en los acuerdos de cooperación que Odebrecht suscribió con la justicia brasileña a cambio de reducciones en las condenas de 77 de sus ejecutivos que aceptaron confesar sobre casos de corrupción en la constructora.

La dimensión internacional del escándalo se conoció a fines del 2016, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos, con el que Odebrecht también suscribió un acuerdo de cooperación, reveló que la constructora había admitido que pagó unos 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África, incluido Brasil.

Las investigaciones iniciadas a raíz de esas informaciones han salpicado, entre otros, a los actuales mandatarios de Panamá, Juan Carlos Varela, y Colombia, Juan Manuel Santos, así como al expresidente peruano Alejandro Toledo, que tiene dos órdenes de prisión preventiva enviadas a Estados Unidos donde vive actualmente.