Los secretos escondidos en las computadoras de Odebrecht

Se revelan nuevos vínculos entre Panamá y el entramado de corrupción de la constructora brasileña

Los documentos de Odebrecht que comprometen a Panamá / TVN Noticias
Isaías Cedeño
12 de junio 2017 - 21:17

Los secretos mejor guardados de Odebrecht estaban en las computadoras de la oficina de coimas. La Policía Federal de Brasil las examinó y descubrió una fuerte relación entre Panamá y el personaje ‘Águila’ mencionado en conversaciones encriptadas.

La sospecha de la policía se levantó por una mujer, Ángela Palmeira, encargada de las operaciones de pagos en el exterior, un pequeño departamento dentro de la oficina de coimas de Odebrecht.

En su computador se guardaban email, planillas y directorios, documentos que podrían desenmascarar la complicada red de corrupción en América Latina.

“Existen programas que fácilmente pueden examinar el disco duro, buscar los archivos que no están siendo referenciados y encontrar la información”, explicó el especialista en seguridad informática, Eli Faskha.

La computadora de Ángela Palmeira tenía un terabyte de documentos; en ellos se mencionaba a Panamá junto al pseudónimo de ‘Águila’.

Los mensajes donde no se utilizaban apodos eran los que intercambiaba con André Rabello, cabeza de Odebrecht en Panamá.

“Odebrecht usaba algún tipo de significado entre la palabra código y la persona que recibía el pago”, señaló la arquitecta Hildegard Vásquez.

“Panamá tuvo una participación mucho más fuerte y más grande que cualquier otro país. No fue solo receptor de coimas, sino también un punto de paso de esas coimas”, sentenció.

Entre los millones de dinero que se movieron detrás de un pseudónimo están los registrados el 23 de abril de 2014. Pertenecían a la Cinta Costera 3 y fueron más de un millón 270 mil dólares.

Según el relato de la Policía Jurídica, estos documentos fueron creados en agosto de 2010, sin embargo el último registro de acceso fue en 2015. Ángela Palmeira además mantenía contacto con el personaje 'Waterloo', que luego se descubrió era Fernando Migliaccio.

Temas relacionados