TVN plus En vivo

Escándalo 'The Panama Papers' vincula a Mossack Fonseca con desvio de dinero

Fonseca Mora sugiere cambiar Constitución
Ramón Fonseca Mora, ministro consejero del presidente Juan Carlos Varela, pidió una licencia de un año el pasado 11 de marzo.
Servicios Internacionales
03 de abril 2016 - 16:15

La firma de abogados panameña Mossack Fonseca está en el ojo de la tormenta tras la filtración de millones de documentos de su base de datos que revelan la creación de miles de empresas "offshore" para que cientos de políticos, celebridades y personajes reconocidos gestionaran su patrimonio.

Según los documentos publicados hoy por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), los clientes de la compañía se apoyaron en dichas empresas para desviar su patrimonio a paraísos fiscales.

Nacido en 1977, el Grupo Mossack Fonseca, "con oficinas en cada continente", según su portal web, se especializa en gestión patrimonial, fiscal, estructuras internacionales y derecho comercial.

Ofrece sus servicios en las jurisdicciones de Reino Unido, Malta, Hong Kong, Chipre, Islas Vírgenes Británicas, Bahamas, Anguila Británica, Seychelles, Samoa, Nevada y Wyoming (Estados Unidos), y Panamá.

Uno de sus socios, Ramón Fonseca Mora, ministro consejero de la Presidencia de Panamá y presidente del oficialista Partido Panameñista, pidió el pasado 11 de marzo al presidente, Juan Carlos Varela, una licencia por un año para defenderse de las acusaciones que lo ligan a la trama de corrupción en la estatal brasileña Petrobras por medio de la firma de abogados.

De acuerdo a la web Aristegui Noticias la investigación conocida como "The Panama Papers" surge por fuga masiva de documentos que expone los bienes offshore de 11 líderes mundiales y revela cómo cómplices del presidente ruso Vladimir Putin movieron en secreto hasta 2 mil millones de dólares a través de bancos y compañías secretas.

La filtración también da detalles sobre los negocios financieros secretos de 128 políticos y funcionarios públicos alrededor del mundo.

El archivo de 11.5 millones de registros muestra cómo una industria global de firmas legales y grandes bancos vende el secreto financiero a políticos estafadores y traficantes de drogas así como a billonarios, celebridades y estrellas deportivas.

Estos son algunos de los hallazgos clave de una investigación de un año por parte del ICIJ, el diario alemán Süddeutsche Zeitung Süddeutsche Zeitungy más de cien medios de comunicación.

Los archivos incluyen a no menos de 33 personas y compañías puestas en la lista negra del gobierno de los Estados Unidos por haber hecho negocios con capos de la droga mexicanos y con organizaciones terroristas como Hezbolá.

Los documentos dejan en claro que grandes bancos impulsan de manera importante la creación de compañías difíciles de rastrear en las Islas Vírgenes Británicas, Panamá y otros paraísos offshore. Los archivos contienen más de 15 mil 300 compañías de papel, usadas para ocultar clientes.

Los registros filtrados – que fueron revisados por un equipo de más de 370 periodistas de 78 países – vienen de una poco conocida pero poderosa firma legal con base en Panamá, Mossack-Fonseca, con sucursales por todo el mundo.

Los archivos contienen nuevos detalles sobre grandes escándalos que sacuden a FIFA, el cuerpo que regula el fútbol internacional.

El mejor jugador del mundo, Lionel Messi, también aparece en los documentos.

Mossack Fonseca abrió para él una empresa en Panamá llamada Mega Star Enterprises Inc.

Sus negocios offshore son actualmente el blanco de una investigación por evasión de impuestos en España.

Además de Messi y Putin la lista incluye a 140 políticos, entre los que se menciona al presidente argentino, Mauricio Macri, el primer ministro islandés, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, un asistente de Putin, primos del presidente sirio Bashar al-Assad, de un total de 50 países del mundo, vinculados a 21 paraísos fiscales.

También aparecen directores de cine como Pedro Almodóvar y la hermana mayor del rey Don Juan Carlos I, Doña Pilar de Borbón.

La firma Mossack Fonseca rechazó en enero alguna vinculación con el caso brasileño, sobre el que la Fiscalía Auxiliar de Panamá dijo el pasado 29 de enero que abriría una "investigación de oficio".

En enero pasado, uno de los fiscales brasileños responsables del caso, Carlos Fernando Dos Santos Lima, tildó a la firma de abogados panameña como "una gran lavadora de dinero", por lo que el Ministerio Público brasileño pidió la cooperación de autoridades policiales de otros países, sin que precisara cuáles.

"Nuestra firma está siendo erróneamente involucrada con temas en los que no tenemos injerencia alguna", aseveró entonces en una "aclaración" pública Mossack Fonseca, que tiene representación en 40 países.

También expresó su disposición "a cooperar con las autoridades que soliciten información por los canales legalmente establecidos y cumpliendo con los requerimientos de la legislación respectiva".

De acuerdo con la información judicial brasileña, uno de los ejes de la investigación es un edificio construido en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, por una cooperativa sindical vinculada al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y en el cual la propia Mossack Fonseca posee un apartamento de tres pisos.

En 2009, en medio de una severa crisis financiera, la cooperativa vendió esa propiedad a la constructora OAS, que está salpicada por el escándalo en Petrobras, y varios dirigentes del PT adquirieron apartamentos en ese edificio.

Uno de ellos fue el extesorero del partido Joao Vaccari Neto, ya condenado a 15 años de prisión por su participación en las corruptelas en Petrobras, que incluyeron negocios ilícitos con la constructora OAS.

Pero el caso de Brasil es solo uno de los tantos que salpica a partir de ahora a esta firma. La filtración de sus archivos revela que Mossack Fonseca ha prestado su servicios a clientes de destinos tan diversos como Rusia, Siria, Nigeria y Argentina.

Con información de Aristegui Noticias y EFE.