25mié A Paula: un adiós y mil recuerdos

Ella perecía dormir. Apacible, pequeña y tranquila. Cuando la vi, de inmediato me invadieron los recuerdos de mi infancia. Los más vívidos, sus almuerzos en los que no faltaban los frijoles y las tardes frescas en que nos mandaba de paseo o a patinar en el Parque Central.-

Mostrar más

NEWSLETTER

NEWSLETTER Suscríbete a Nuestro Newsletter