TVN plus En vivo

Controle la azúcar que ingiere su hijo ahora antes de que sea demasiado tarde

El niño de 2 años y menos no debe ingerir alimentos que contengan azúcar. En la etapa infantil usted define a través de la alimentación el hábito que tendrá su hijo a la hora de comer, restringiendo el consumo de azúcar desde pequeños evitamos hombres y mujeres diabéticos en su vida adulta.

El niño de 2 años y menos no debe ingerir alimentos que contengan azúcar
El niño de 2 años y menos no debe ingerir alimentos que contengan azúcar
Cecy López - Periodista
03 de marzo 2016 - 15:19

@CecybelLopez/Casualmente este era un tema pendiente en "Madres Al Rescate" porque viene siendo para nosotros los padres la responsabilidad absoluta el tema de cómo alimentamos a nuestros hijos, no se trata de prohibirles el consumo de azúcar que sabemos esta en los caramelos, galletas, pasteles, jugos, gaseosas, chocolates, pastillas de distintos sabores... Se trata de crear un hábito de alimentación consistente y saludable, lo más libre de azúcar posible.

Al mudarme de ciudad me tocó buscar la escuela adecuada para mi hija, al encontrarla nos sentimos felices de haber realizado una buena elección, luego vinieron una serie de requisitos y entre tanto papeleo, se requería un formulario de salud bucal, por supuesto, certificado por un ontopediatra.

Me encontré con la sorpresa de que mi hija tenía tres caries (horror), y que sus dientes de leche dentro de poco empezarán a caerse (suerte de que son dientes de leche), le realizaron una limpieza bucal y pusieron vitaminas en sus dientecitos.

Al momento de que la doctora me hablaba detalle a detalle lo perjudicial que es para los dientes el consumo de azúcar y para el organismo del niño en general, quede impactada por tantas cosas que desconocía, y es que, nosotras las madres por lo general somos alcahuetas, en mi caso puedo decir que en mi hogar siempre hay golosinas, dulces, helados... para comer, sin embargo, con estos consejos que me dio la doctora, estoy aprendiendo a comprar saludable y fijarme el contenido de azúcar, si es posible conseguirlos sugar free y gluten free, mejor aún.

Tanto en casa como en la escuela, es fundamental incentivar la alimentación sana y el hábito de cepillarse los dientes.

La odontopediatra Anne Mapgaonfar del centro CV Similes Dentistry, nos dice que los alimentos con alto contenido de azúcar pueden convertirse en villanos para la salud bucal y física si son ingeridos en exceso y sin la higiene oral adecuada. Por eso en muchos países existen leyes que prohíben la venta de dulces, bocadillos y gaseosas en las tiendas o kioscos de las escuelas.

La especialista insiste en que los padres y maestros y la dirección de las escuelas deben trabajar juntos y estar atentos para evitar el abuso de dulces y el aumento de las caries en niños y jóvenes. “La escuela es el ambiente ideal para discutir con los chicos la nutrición e incentivarlos en los hábitos de higiene bucal, por medio de prácticas educativas desarrolladas según cada franja etaria”, dice la doctora en Odontología especializada en niños.

Sin embargo, ella destaca que muchas veces los alimentos ricos en azúcar están en casa. Lo ideal es presentarle los dulces al niño a los dos años, pues desde entonces empieza el periodo más importante de la formación del paladar. Es importante que la familia coma sano en casa y que los chicos se acostumbren a alimentos nutritivos, de distintas consistencias, con el propósito de estimular la masticación, y también con horarios disciplinados. Esas prácticas ayudan a controlar lo que se llevan para comer en las escuelas.

El ejemplo y el estímulo de los padres también son importantes cuando se trata de la salud bucal. Se recomienda asociar situaciones agradables a los hábitos que queremos enseñarles a los chicos e incentivarlos cuando se portan bien. Algunos ejemplos de actitudes positivas de los padres para influenciar el comportamiento de los hijos son: cepillar los dientes mientras se les cuenta una historia o se les canta su tema preferido; elogiar la iniciativa de ir al baño solos para cepillar los dientes o decirles qué contentos nos ponemos cuando nos ayudan en su limpieza bucal.

Si los chicos están acostumbrados en casa es más fácil trasladar el hábito a la escuela. El problema es que el momento de cepillarse los dientes no está en la rutina diaria. Recordemos que los niños se distraen con facilidad, por ello deben estar al pie del cañón con ellos para que se acostumbren a cepillarse después de cada comida, al levantarse y al acostarse.

Como ya mencionamos en una nota anterior los componentes esenciales de la alimentación, debemos recordarles a los padres que la mejor manera es consumir licuados y jugos hechos en casa con frutas de la temporada. Si consume lo que ofrece el mercado, fíjese primero en el contenido de azúcar que tiene si es elevado debe obviarlo y buscar uno que tenga bajos niveles de azúcar.

Recordemos que una alimentación sana se ve reflejada en una vida saludable libre de enfermedades.

Temas relacionados