Radar: Secuelas de COVID, Lotería corrupta, turismo y movimientos sociales

Bloque 1: Las secuelas del coronavirus

Las secuelas de la COVID-19, corrupción en la Lotería Nacional de Beneficencia y la crisis del turismo en Panamá fueron los temas abordados este domingo 23 de mayo en Radar.

El doctor Emilio Saturno fue uno de los primeros pacientes diagnosticados con COVID-19 en Panamá. Pasó de correr maratones en Estados Unidos, a luchar por su vida dentro de la Unidad de Cuidados Intensivos. Eran los primeros días de la pandemia, y los médicos que lo atendían leían artículos desde China para guiarse sobre cómo tratar la enfermedad.

Más de un año después, el doctor Saturno se encuentra nuevamente del otro lado del campo de batalla, atendiendo pacientes que luchan contra la COVID-19.

"La mayoría de los casos que he tenido en el último mes han sido pacientes de 12 a 30 años. Gracias a Dios a la mayoría le va bastante bien, pero les ha ido más fuerte que cuando estuvo la segunda ola en diciembre. Antes pasaban agachados, veían al papá y la mamá enfermos y ellos estaban positivos, pero no tenían una consulta formal. Ahora los veo con más frecuencia, hace una semana tuve que hospitalizar a una niña de 17 años", relató Saturno.

La COVID-19 tiene un efecto prolongado en muchas personas, incluso aquellas que estuvieron asintomáticas y se recuperaron de la enfermedad. Entre los síntomas que se observan están fatiga, debilidad, cansancio, falta de aire, dificultad para respirar profundo, tos, dolor torácico, dolor en articulaciones, falta de olfato, confusión y problemas para concentrarse. Los síntomas varían de persona en persona.

Turismo en cuidados intensivos

El sector turismo es uno de los pilares de la economía panameña, pero se encuentra actualmente en cuidados intensivos. Para Enrique Pesantez, operador turístico de gran experiencia en el país, es necesario hacer más amigable y expedita la entrada de los extranjeros al país.

El experto se mostró especialmente crítico de los estrictos controles en el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

"La ATP debiera tener una supervisión de lo que se está haciendo en el aeropuerto. No podemos dejar al aeropuerto solo en manos de la policía, ni de la fuerza militar. Yo creo que es una fuerza militar lo que hay allí, que la gente impone un criterio armado. Esa no es una imagen positiva para nosotros", señaló Pesantez quien lamentó además la falta de respuesta de las autoridades. "Cuando no hay explicaciones es que hay un causal de culpa", concluyó.

El precio de ignorar a los movimientos sociales

Juan Forch es un consultor político legendario, reconocido como una de las mentes detrás de la campaña del NO que puso fin a las aspiraciones de reelección de Augusto Pinochet en Chile.

El país sudamericano vive momentos históricos, actualmente en medio del proceso de elaboración de una Constituyente, una aspiración que muchos comparten en Panamá.

En el caso de Chile, tomó décadas. Su Constitución actual fue creada durante en 1980, en medio de una dictadura militar. La de Panamá también fue creada durante una dictadura militar, en el caso istmeño fue en 1972. Ambas Constituciones han sufrido múltiples cambios a lo largo de los años, pero se han mantenido a pesar de los cuestionamientos. En el caso de Chile, llegó la hora del cambio.

Durante el gobierno de Michelle Bachelet, explicó Forch, se realizó un proceso de diálogo alrededor del país y la mandataria dejó un proyecto de ley y un documento base para la Constituyente 5 días antes de dejar el poder. Su sucesor, Sebastián Piñera, desechó el trabajo previo.

Sin embargo, el pueblo chileno se tomó las calles y expresó su descontento en un estallido social multitudinario. El detonante fue un alza a los peajes del Metro, pero el malestar ciudadano tenía raíces mucho más profundas.

"Esto es producto de sociedades del siglo XXI que están siendo gobernadas por políticos del siglo XX", reflexionó Forch. “Se ha producido en Iraq, se ha producido con los gilet jaunes (chalecos amarillos) en Francia, se está produciendo hoy día en Colombia. Son situaciones en las que hay una desconexión total de los políticos, de los gobiernos, con lo que está sucediendo en la sociedad”.

Lotería Nacional de Beneficencia

La Lotería Nacional es el más reciente epicentro de escándalos en Panamá. Hace 7 años, un joven PRD había denunciado corrupción dentro de la institución.

"Me llegó un chat que decía: Félix hay 50k para ti y para tu familia, y hay nombramientos y un montón de dádivas más a cambio que te inscribas en uno de los partidos del aquel entonces gobierno", cuenta el exdirigente PRD, Félix Moulanier.

Moulanier detalla que fue llevado a las oficinas de la dirección de la Lotería Nacional, dónde le ofrecieron aún más beneficios por cambiarse de partido político.

Molesto, Moulanier realizó conferencias de prensa denunciando la corrupción.

Por sus acciones, tuvo que enfrentar 4 procesos legales, tres por calumnia e injuria y uno por violación a la intimidad por hacer público el chat en el que le ofrecían la coima de 50 mil dólares.

Aún después de su experiencia, Moulanier se muestra optimista en que se pueden hacer cambios para combatir la corrupción y afirma que no se debe perder la fe en las instituciones.

La Lotería Nacional es más vieja que la República de Panamá, tal como recordó el analista Jorge Eduardo Ritter. Es parte del tejido cultural de la sociedad panameña, una tradición con la fuerza de una religión. Los intentos por modificarla han sido difíciles, cómo aprendió a las malas el general Omar Torrijos Herrera al intentar aplicar un impuesto a la venta de billetes.

"Fueron tantas las devoluciones, que Torrijos juró no meterse nunca más con la Lotería. Era más fácil lidiar con el gobierno de Estados Unidos para la devolución del Canal que alterar con impuestos la lotería de los panameños", apuntó Ritter.

Temas relacionados