El teletrabajo en la cuarta revolución industrial

La llamada cuarta revolución industrial se basa en las nuevas tecnologías que fusionan el mundo físico, digital y biológico.

Según Klaus Schwab esta cuarta etapa de la revolución industrial está marcada por avances tecnológicos en los campos de la robótica, inteligencia artificial, impresión 3D, Internet de las cosas, biotecnología entre otros.

Teletrabajadora cumple con sus funciones desde su casa
Teletrabajadora cumple con sus funciones desde su casa. / Massiel Arosemena

Los empleos del futuro podrían caracterizarse por la posibilidad de poder trabajar desde cualquier lugar y a cualquier hora, en algunos países de la región ya están avanzados en la materia, como Brasil donde el teletrabajo existe desde hace más de 20 años. En este artículo abordaré cuáles son las ventajas y desventajas de esta modalidad de trabajo, porque recientemente se presentó un anteproyecto de ley en la Asamblea Nacional para incluir esta figura en el Código de Trabajo de Panamá.

Buscando referencias internacionales encontré varias definiciones de lo que significa el teletrabajo, en general implica todas aquellas labores que se realizan fuera de las instalaciones de la empresa contratante, que se hacen mediante la aplicación de herramientas tecnológicas que permiten la comunicación constante entre colaboradores y supervisores. En síntesis es una forma de trabajar a distancia.

Según un informe de la Academia Internacional de Transformación del Trabajo Capítulo América Latina y El Caribe hay una larga lista de ventajas del teletrabajo, por ejemplo:

  1. Reduce el estrés
  2. Mejora la calidad de vida del empleado
  3. Aumenta la satisfacción en el trabajo
  4. Mayor flexibilidad en los horarios de trabajo

El colaborador contribuye a disminuir el tráfico vehicular, porque trabaja desde casa, así mismo el consumo de energía, la contaminación, accidentes viales entre otras cosas.

En cuanto al empleador le favorece porque aumenta la productividad, calidad de trabajo, eficiencia, incrementa la posibilidad de expansión de la empresa, sin tener que buscar nuevos locales, disminuye costos de las oficinas, permite retener al talento y aquellos colaboradores de alto valor que necesitan flexibilidad en sus horarios.

Las desventajas de este modelo de trabajo es que el empleado puede sufrir de aislamiento social y las relaciones interpersonales se pueden volver difíciles, además que los teletrabajadores suelen trabajar más horas extras que tal vez no son debidamente remuneradas.

No obstante, a mi juicio las desventajas son menores que los beneficios si ambas partes son responsables y recíprocas.

Pero la efectividad del teletrabajo dependerá en gran medida de la existencia de herramientas tecnológicas e Internet de calidad, para que el monitoreo del empleado y la comunicación entre colaboradores sea eficiente.

Está preparado nuestro país para afrontar estos cambios, conversamos con el abogado Rubén Castillo de la firma Mendoza, Arias, Valle y Castillo (Mavclex), especialista en el manejo de las relaciones laborales.

Explicó que "el teletrabajo ya se practica en actividades laborales que funcionan con tecnología como call centers". Existen algunos tipos de software que determinan el periodo en que el trabajador está a disponibilidad del empleador cuando abre la plataforma informática.

Agregó que le parece correcto que se regule ya que el trabajo del futuro lo demanda. Vendrán muchas formas de actividades laborales que se basan en tecnología y no requieren la presencia del trabajador en una instalación.

Al regularlo, abrimos la posibilidad de promover el empleo, indicó el jurista.

El diputado independiente Raúl Fernández explicó por qué presentó el anteproyecto.