César Blackman extraña a su familia, el panameño sigue en Eslovaquia en medio de la COVID-19

El lateral derecho del FC DAC de Eslovaquia, está en un hotel de ese país.

César Blackman
César Blackman extraña a su familia, el panameño sigue en Eslovaquia en medio de la COVID-19 / Foto: FC DAC 1904
SomosLaSele
04 de mayo 2020 - 12:40

La página web del club FC DAC de Eslovaquia, le realizó una entrevista al panameño César Blackman, quien junto a sus compatriotas Eric Davis y Ricardo Phillips, pasan la pandemia en la ciudad de Dunajská Streda.

El pasado 7 de marzo, el FC DAC 1904 jugó su último partido, ya el brote de la COVID-19 estaba en su punto en Europa.

"Ha sido un período muy aburrido desde entonces, porque no tuvimos entrenamientos, partidos y ni siquiera conocí a los fanáticos".

En la actualidad todos los jugadores internacionales que militan en el club se encuentran hospedados en el hotel Bonbon de la ciudad de Dunajská Streda en Eslovaquia.

Los también panameños Eric Davis y Ricardo Phillips, junto al venezolano Eric Ramírez, no les ha faltado nada en este parón, César Blackman también destacó que extraña a su familia, pero está tranquilo porque su madre hermana y novia están bien.

"El club nos proporciona comida, también tenemos un gimnasio y mucho espacio para entrenar. Me siento bien porque no estoy infectado con coronavirus. Sin embargo, extraño mucho a mi madre, mi hermana y mi novia. Me gustaría estar con ellos durante este período difícil. La situación en Panamá es muy mala, hay muchos infectados. Me gustaría estar con mis seres queridos, pero no pude regresar a Panamá, ya que todo está cerrado allí. Afortunadamente, mi familia y mi novia están bien”.
"Estamos en contacto diario. La situación política en Panamá es bastante complicada, con la aparición del coronavirus, pero la salud es primordial. Incluso allí, las personas tienen que quedarse en casa, pero los trabajadores van a trabajar. En Panamá, tenemos un gran problema con el desempleo, y aquellos que no tienen trabajo ni siquiera tienen comida. Desde este punto de vista, mi familia tiene suerte. Mi madre trabaja en el hospital como niñera, ahora va a trabajar cinco horas al día”.

César Blackman ya entrena en la academia del club desde hace una semana, bajo mucha supervisión.

"Es una muy buena noticia para nosotros que nos quedamos en Eslovaquia". El entrenamiento en el césped es incomparable a cómo vivíamos cerrados en casa o en un hotel. Ya extrañaba el movimiento en la Academia, trabajar con el balón, pasar o correr con compañeros de equipo. Además, los entrenamientos con el entrenador físico Csab Gábriš son muy diversos. A veces corremos, otras veces pasamos o ensayamos el final. Hacemos algo diferente todos los días”.

La visión de Blackman, después que pase la pandemia:

"Creo que la vida cotidiana y el fútbol serán diferentes después de la pandemia". Intentaremos disfrutar más nuestras vidas porque nunca sabemos qué puede pasar. La gente de todo el mundo ahora está preocupada. En mi opinión, en los próximos años no veremos transferencias de tal calibre como la transferencia de Neymar por 200 millones de euros. Las transferencias generalmente serán complicadas, ya que muchos clubes no podrán pagar jugadores caros".
stats