Victoriano Lorenzo: la ejecución que definió la historia de Panamá

El fusilamiento de Victoriano Lorenzo representa la opresión que sufría Panamá frente al gobierno centralista de Colombia.

Los intereses de Estados Unidos se escondían detrás de la eliminación de toda oposición a la clases política conservadora.

Victoriana Lorenzo ante el pelotón de fusilamiento.
Victoriano Lorenzo ante el pelotón de fusilamiento. / Internet

El diario La Estrella de Panamá en su primera plana del 16 de mayo de 1903 publicó apenas tres párrafos sobre el fusilamiento del general liberal Victoriano Lorenzo.

Luego de un amañado consejo de guerra, orquestado por las autoridades conservadoras en el Istmo de Panamá, le habían declarado de manera unánime culpable de varios delitos y ese mismo día realizaron la ejecución. Lo que evidencia la conspiración para quitar del medio a una figura que sin duda complicaría los intereses de Estados Unidos en el Istmo panameño.

Primera plana de La Estrella de Panamá, donde se publica apenas con tres párrafos el fusilamiento de Victoriano Lorenzo
Primera plana de La Estrella de Panamá, donde se publica apenas con tres párrafos el fusilamiento de Victoriano Lorenzo

El impopular fusilamiento del “primer guerrillero de las Américas” fue seguido por cerca de tres mil personas en la ciudad que se dieron cita esa tarde en la Plaza de Armas Chiriquí, hoy plaza de Francia para presenciar el acto.

Ante el pelotón de fusilamiento se puso de pie y dijo: Señores, oíd una palabra pública. Ya sabéis de quién es la palabra. Victoriano Lorenzo muere... a todos los perdono... Yo muero como murió Jesucristo”.

Los testigos dicen que tuvieron que dispararle dos veces. Cuenta la leyenda “que los que andaban con él y quienes lo vieron sabían que al cholo no le entraban las balas”. (descripción de la novela El guerrillero transparente).

De acuerdo con Carlos Guevara, testigo presencial, "cuando sonó la primera descarga, un grito de horror, que aun oigo resonar en mi alma —después de 58 años— se escapó de todos los pechos, y el cuerpo de Victoriano se sacudió e inclinó visiblemente hacia la derecha. Inmediatamente se hizo una segunda descarga, y el cuerpo quedó inerte!".

Victoriano Lorenzo es un héroe popular. Sus hazañas circularon como publicaciones ilustradas en forma de pasquines.
Victoriano Lorenzo es un héroe popular. Sus hazañas circularon como publicaciones ilustradas en forma de pasquines.

El surgimiento de un líder

Victoriano Lorenzo Troya nació en el área rural de Penonomé en 1867. Fue un líder indígena y general revolucionario. Su participación en la Guerra de los Mil Días, como defensor de las injusticias que cometían las autoridades conservadoras en contra de los istmeños lo convirtieron en un caudillo y héroe.

Aunque Victoriano no tuvo posibilidad de asistir a una escuela, aprendió a leer y a escribir con el sacerdote jesuita Antonio Jiménez, de Capira y en 1889 fue nombrado corregidor de El Cacao, por el alcalde de Penonomé.

Es legendaria la rivalidad que surge entre Victoriano y Pedro de Hoyos, cuyos abusos contra la comunidad indígena de Trinidad fueron denunciados en varias ocasiones ante las autoridades.

Cuenta la historia que en una fiesta en casa de Gil Cárdenas aparecen Hoyos y sus secuaces amenazando de muerte a Lorenzo. Se da el enfrentamiento entre bandos y en defensa propia Victoriano termina quitándole la vida a Hoyos.

Al día siguiente, se presentó ante las autoridades. Es entonces detenido y condenado a nueve años de cárcel recluido en las Bodegas de Chiriquí donde cumplían penas también delincuentes comunes y peligrosos.

Sin embargo, por su inteligencia destaca, desempeñándose como auxiliar y pasando a ser secretario de oficiales. Más tarde se hizo sastre, barbero y aprendió sobre la aplicación de las leyes.

Es así que al regresar a su pueblo escribe al vicepresidente de la República un memorial en que denunciaba la explotación de los indígenas y pedía que se les liberara del trabajo forzado, se le reintegraran las garantías de que antes gozaban y se les nombrara un "nuevo gobernador de indígenas".

Lorenzo fue secretario del gobernador del Cabildo Indígena y poco a poco se convirtió en el dirigente más apreciado.

Una ilustración de la ejecución y las últimas palabras del general.
Una ilustración de la ejecución y las últimas palabras del general.

General de los liberales

Cuando los liberales son derrotados en julio de 1900 en la Batalla del Puente de Calidonia, Victoriano, se encargó de esconder las armas que los rebeldes lograron conservar.

Por lo que las tropas del gobierno se movilizaron tras los indígenas que trataban de ocultar las armas liberales y el caserío de El Cacao fue arrasado y quemado por una patrulla conservadora, comandada por el coronel Pedro Sotomayor.

Desde ese momento, Victoriano y su gente se convirtieron en guerrilleros y obligan al ejército oficial a huir de Penonomé.

Victoriano fue nombrado General de División de las tropas liberales que, a partir de ese momento, solamente cosecharon victorias. Promovió el levantamiento de los indígenas que exigían tierra y libertad. La influencia que ejercía entre la población le convirtió en el líder más peligroso de la rebelión, pues atraía cada vez más hacia sus filas a quienes históricamente fueron oprimidos por las castas dominantes.

De acuerdo con Rafael Ruiloba en su artículo El doble fusilamiento del general Victoriano Lorenzo, “el aguerrido Lorenzo derrotó una y otra vez a sus oponentes militares, porque él y la noche eran una sola sombra. Desde su campamento en las montañas de Coclé, La Negrita el primer guerrillero de América volvió a extender la guerra en todo el territorio. Ende, la liquidación de Lorenzo, era entonces vital para los intereses de los Estados Unidos y de la oligarquía que pactaba, pues su jefe político, Belisario Porras estaba en el exilio y como Victoriano Lorenzo dirigía la lucha, no se podía pactar con él”.

Es así como intentan acabar con él de varias maneras, tal y como lo señala Ruiloba. “En su libro Panamá en la Guerra de los Mil Días el Doctor Humberto E. Ricord nos cuenta como las autoridades de Penonomé envían a Leandra del Rosario Gutiérrez al campamento de Panamá en la Guerra de los Mil DíasLa Negrita”.

El fusilamiento ocurrió a las 5 de la tarde del 15 de mayo en lo que hoy conocemos como la Plaza de Francia.
El fusilamiento ocurrió a las 5 de la tarde del 15 de mayo en lo que hoy conocemos como la Plaza de Francia.

Juicio y ejecución

Estados Unidos impone la paz entre liberales y conservadores mediante el convenio firmado en el acorazado Wisconsin el 21 noviembre de 1902.

El 28 capturan a Victoriano, con el argumento de que había manifestado que no compartía el acuerdo y tomaría de nuevo las armas. El líder intentó fugarse en Nochebuena, pero fue recapturado a las pocas horas.

El gobierno colombiano, temeroso de que el guerrillero panameño fuera puesto en libertad, decidió que fuese condenado a muerte, presentándolo como un malhechor.

El 13 de mayo de 1903 el general Pedro Sicard Briceño, comandante militar de Panamá y Bolívar, llegó a la capital del istmo procedente de Bogotá. Al día siguiente, Sicard Briceño ordenó que Lorenzo fuera sometido a un Consejo de Guerra.

A la 13:00 de tal día, se fijaron los carteles reglamentarios anunciando el Consejo. A las 14:00 se instaló el Tribunal.

Algunos jueces como José Segundo Ruiz eran enemigos mortales y confesos de Victoriano Lorenzo.

A las 8:30 del 15 de mayo, ya estaba dictada la sentencia de muerte. A las 17:00 se cumplió la sentencia. Entre la instalación del Consejo de Guerra y el fusilamiento, apenas transcurrieron 27 horas.

Las autoridades se negaron a entregar su cadáver a sus amigos y familiares.

Contraportada de la novela El guerrillero transparente de Changmarín, ganadora del Miró en 1981.
Contraportada de la novela El guerrillero transparente de Changmarín, ganadora del Miró en 1981.

El mito de Victoriano

Victoriano Lorenzo es considerado héroe nacional de Panamá. El 30 de enero de 1966 la Asamblea Nacional de Panamá declaró injusta la ejecución del general y lo presentó como un auténtico dirigente popular.

La figura de Victoriano tiene un papel destacado en las letras panameñas, evidenciando su importancia en la memoria histórica de la nación.

En el prólogo de la novela El guerrillero transparente se incluye una cita del escritor colombiano Vargas Vila que afirma que al enterarse del fusilamiento del cholo guerrillero dijo: “yo anuncié la separación de Panamá, cuando la inútil crueldad de José Manuel Marroquín, asesinando a Victoriano Lorenzo, estranguló en lo alto de la horca la paciencia de aquel pueblo”.

De acuerdo con el profesor Ricardo Ríos, escritores panameños en todos los géneros han perfilado al cholo guerrillero en sus obras. Una de las primeras fue la poeta Amelia Denis de Icaza, quien le dedica el poema A la muerte de Victoriano Lorenzo.

Atado! Y ¿Para qué? Si es una víctima

Que paso a paso a su calvario va:

Lo lleva hasta el banquillo la República

Y con ella en el alma a morir va.

Por otra parte, destacan las novelas Desertores, de Ramón H. Jurado, El guerrillero transparente de Changmarín y Sin principio ni fin de Justo Arroyo, mientras que en teatro la obra de Ernesto Endara El Fusilado, desarrolla el monólogo de Victoriano al momento de ser acribillado.

También el ensayo ha analizado la figura del caudillo del pueblo en obras de Diógenes de la Rosa, Álvaro Menéndez Franco y en las antologías sobre la Guerra de los Mil Días de Jorge Conte Porras, entre otras.

stats