COVID-19: el virus que enfermó la economía y golpeó con fuerza el bolsillo de los panameños

Este reportaje forma parte de la serie "Secuelas de una pandemia".

Ciudad de Panamá.
Ciudad de Panamá. / Jorge E. Quirós.

Un análisis de la Dirección General de Ingresos (DGI) reveló cuáles han sido los sectores más afectados durante la pandemia de COVID-19.

De acuerdo con análisis realizados en torno al comportamiento de tributos como el impuesto sobre la renta y el ITBMS, y asumiendo la morosidad y/o la omisión en la presentación de las declaraciones como presunciones de impacto, los sectores más afectados podrían ser: transporte, servicios financieros, comercio al por menor, servicios profesionales, transporte servicios financieroscomercio al por menorservicios profesionalesturismo y construcción”, manifestó Publio De Gracia, director general de Ingresos a TVN Noticias.

La pandemia ha golpeado con fuerza el bolsillo de los ciudadanos y del Estado. Se prevé que el desempleo suba hasta 20%, lo que representaría alrededor de 1 millón 240 mil panameños sin trabajo.

La población pide ayuda al Estado. Pero las arcas estatales también están en una difícil situación. La DGI reportó para julio una caída en ingresos corrientes de 38% y de ingresos tributarios de 39%.

En el primer semestre de 2020 se recaudaron alrededor de 1,300 millones de dólares menos de lo proyectado.

El problema no es nuevo.

El último boletín de estadísticas tributarias fue publicado por la DGI en 2018, con cifras del 2016. Allí se detalla que en el impuesto sobre la renta a personas jurídicas hubo un incumplimiento de 3,044 millones de dólares. En el impuesto sobre la renta a personas naturales, la cifra fue de 444 millones de dólares. Esto quiere decir, que no se recaudaron alrededor de 3,500 millones de dólares solo impuestos sobre la renta.

Existe un problema de morosidad en el país, que se ve agravado lógicamente por la crisis de la COVID-19. Pero en medio de una crisis que ha afectado los ingresos de más del 70% de los panameños, ¿cómo pedirle a la población que siga pagando?

El Gobierno Nacional tiene menos dinero, pero el pueblo no tiene la culpa. El Ministerio de Economía de Finanzas (MEF) calcula que la Canasta Básica de Alimentos se encuentra alrededor de 302 dólares. El bono Panamá Solidario que entrega el Gobierno Nacional es de 100 dólares. No hay que ser estadista para darse cuenta de la gravedad de la situación.

¿Qué ha hecho el Gobierno?

El 11 de agosto de este año, la Asamblea Nacional aprobó en tercer debate un proyecto de ley para conceder amnistía tributaria por el estado de emergencia.

Según cálculos de la DGI, esta medida traería un ahorro fiscal de unos 8.2 millones de dólares a unas 80 mil personas y 56 mil empresas.

También se han emitido bonos de deuda en mercados internacionales que totalizan unos 4,500 millones de dólares en 2020.

Mucho crédito, pero no se sabe en qué se está gastando la plata”, apuntó el economista Juan Jované. “El Gobierno debe ser muy claro en qué gasta y en qué no gasta”.

El economista hace un llamado a establecer claramente las prioridades. Advierte que el impacto en el ingreso familiar, sumado a recientes cambios a regulaciones laborales que permiten la suspensión de contratos, y modificaciones a la jornada laboral, amenazan la cohesión social.

Se deteriora la capacidad de fuerza de trabajo, y la gente sale a la calle”, afirmó. “Panamá necesita salir hacia adelante. No pensar en bajar salarios”, concluyó. Enfatizó que se necesita una visión de país, que ahora mismo no existe.

Los comercios, especialmente al por menor, han sido golpeados duramente por la pandemia.

La Federación Panameña de Cámaras de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Fedecámaras) realizó una encuesta en la cual el 51% de los empresarios consideró que Panamá va rumbo al caos social.

Fulvia De Vargas, presidenta de Fedecámaras, apuntó que los más afectados son los micro y pequeños empresarios. Detalló que 2 de cada 3 encuestados declaró que necesitará de unos 25 mil dólares para reactivar sus negocios, en cumplimiento con las nuevas medidas de bioseguridad que exigen las autoridades.

La microempresa ha perdido la confianza en todas las propuestas que se han dado para solucionar sus problemas”, lamentó De Vargas. Confirmó que se han cerrado unos 184 negocios en su provincia de Veraguas.

El Gobierno Nacional ha recomendado a muchos de estos empresarios a recurrir a préstamos con financieras y cooperativas. Pero Fedecámaras advierte que los intereses que ofrecen este tipo de instituciones son mucho más elevados. Estima que rondan alrededor del 6%.

El gremio pide que se inyecte capital a las micro, pequeñas y medianas empresas a través de préstamos blandos o preferenciales, y con transferencias no reembolsables.

Reconoce que se necesitará un esfuerzo conjunto para reactivar la economía nacional, en el que los empresarios deberán también cumplir estrictamente las medidas sanitarias.

Si te lo perdiste
stats