Nacionales

El sarcasmo de Franz Wever y sus costosos viajes desde la Asamblea