Esta unidad médica se localizará en la provincia de Heredia, en la parte norte central del país y fronteriza con Nicaragua.

El centro móvil incluye 40 camas, un generador eléctrico, servicios sanitarios, carpas de alta resistencia, aire acondicionado y lavamanos, entre otras facilidades que cumplen con las especificaciones internacionales para equipos médicos de emergencia.

“Panamá está colaborando con los países limítrofes para controlar la propagación del contagio, fortalecer la capacidad institucional y robustecer el liderazgo de respuesta solidaria. Estamos haciendo nuestra parte en coordinación con la comunidad internacional. Está demostrado que únicamente superaremos esta pandemia si trabajamos de manera conjunta a nivel global”, destacó la canciller Erika Mouynes, sobre esta iniciativa.

Panamá ha hecho un ofrecimiento similar a la República de Colombia.