¿Por qué Panamá estableció relaciones diplomáticas con la República Popular de China?

Relaciones diplomáticas entre Panamá y la República Popular de China

El establecimiento de las Relaciones diplomáticas y comerciales de Panamá con la República Popular China era una tarea pendiente del país, según manifestó este martes 13 de junio el ministro de Economía y Finanzas Dulcidio De La Guardia.

La noche del lunes, en cadena nacional, el presidente de la República Juan Carlos Varela anunciaba el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Se informó que Isabel Saint Malo de Alvarado, vicepresidenta y canciller de la República se encuentra en Beijing, donde se reunió con el canciller de ese país, para finalizar las negociaciones y firmó el memorándum de entendimiento que establece las relaciones diplomáticas entre las dos naciones.

El ministro dijo en Noticias AM que la República Popular China es “la segunda economía más grande del mundo, el segundo usuario más importante del Canal y el primer suplidor de la Zona Libre de Colón”.

“Claramente es el interés de la República de Panamá mantener relaciones comerciales y diplomáticas con la segunda potencia del mundo, principalmente por los beneficios económicos y el desarrollo para Panamá que puede traer esta relación”, dijo el titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Agregó De La Guardia “que era una tarea pendiente de Panamá desde hace mucho tiempo y había muchas voces de panameños clamando por el establecimiento de relaciones diplomáticas con China”.

Según el ministro, en 2007, el actual presidente Varela manifestó que su posición era establecer la relación diplomática con la República Popular China y ayer se firmó el memorándum de entendimiento para la apertura de las relaciones y el inicio de una nueva etapa.

¿Qué pasa con Taiwán?

María Luisa Navarro, vicecanciller de la República, dijo que tanto el presidente de la República Varela como la vicepresidenta y canciller Saint Malo, agradecieron “profundamente la larga amistad con el Gobierno de la República de Taiwán” y la cooperación y el desarrollo que tradicionalmente se había ofrecido.

“Panamá ha tomado una decisión que es estratégica desde el punto de vista político, económico y de desarrollo, de establecer relaciones con la República Popular China”, destacó la vicecanciller.

Agregó que esta decisión significa que al reconocer el principio de una sola China, Panamá tiene que reconocer por obligación que el Gobierno de Beijing sería el único idóneo para representar los intereses de ese país ante sus homólogos.

En tanto, Panamá al momento de establecer relaciones diplomáticas con la República Popular China tiene por obligación que suspender todas las relaciones que permanecieron hasta ese momento con la República de Taiwán.

Navarro indicó que se ha establecido un grupo de trabajo y entendimiento para identificar a los estudiantes becados que se encuentran en Taipéi (80 según la lista).

“Panamá procurará en la medida de lo posible darles toda la estabilidad a esos estudiantes y parte de la negociación con la República Popular China implica que estos estudiantes podrán continuar sus estudios en ese país bajo las mismas condiciones de becas que están en Taiwán”, dijo Navarro.

Aseguró que el Gobierno asumirá los costos de traslados de los estudiantes que tengan que salir de Taiwán y la República Popular China se ha comprometido en reconocer las materias cursadas y la posibilidad de seguir sus estudios.

En los próximos días se espera que una misión se traslade a la República Popular China y al final del mes haya una hoja de ruta.

De la Guardia dijo que Panamá está agradecido con Taiwán, sin embargo, es el interés del país por la importancia estratégica, económica y comercial establecer las relaciones con la República Popular China.

Para el excanciller de la República Jorge Eduardo Ritter el resultado era inevitable.

"Desde mi punto de vista esta es una decisión que Panamá tenía que tomar y ha retomado con mucha determinación", sostuvo Ritter.

Sin embargo, le llamó la atención lo abrupto que fue el anuncio.

"Me sorprende lo abrupto, pero es una decisión que comenzó a gestarse hace 40 años", indicó el excanciller.