Sistema colapsado, piratería y juega vivo: El cáncer que debilita el transporte en Panamá Oste

El Defensor del Pueblo abordó varios temas de Derechos Humanos

Ante las nuevas agresiones a los usuarios del transporte público y el alza ilegal del pasaje en el transporte público, el defensor de pueblo Eduardo Leblanc Leblanc señaló que no solo se debió expulsar al conductor, sino quitarle el cupo a la concesionaria, asegurando que, en el 2023, la Defensoría del Pueblo presentará una reforma a la Ley pidiendo un puesto en la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre.

Señaló que existe un problema de falta de calles, transporte colapsado, el juega vivo, y la piratería, por lo que es necesario tener una voz clara y directa que represente a todos los usuarios del transporte público y las calles en la ATTT.

Sobre la frecuencia de buses del Metrobús, el Defensor del Pueblo dijo que en un primer acercamiento el Administrador de Mibus dijo que había un problema con los mantenimientos, pero que en enero se volverá a hacer una auditoría de rutas.

“Una ciudad que ha crecido tanto, no podemos tener metro hasta las 9 de la noche o que si viene un artista cierra más tarde, y buses que no tienen buena frecuencia, que demoran una, dos o tres horas. Si queremos crecer como país necesitamos mejores aceras, mejores carreteras y mejor sistema de bus y ser más tolerantes”, manifestó Leblanc.

Migración irregular

En cuanto al tema de la migración irregular y la crisis enfrentada con los de nacionalidad venezolana, el Defensor dijo que el flujo de personas de este país ha disminuido, los que ingresaron y fueron llevados a Gualaca deberán conseguir el dinero para pagar el boleto de regreso a Venezuela.

Señaló que, se ha recibido ayuda de las iglesias evangélicas, la Embajada de Venezuela y autoridades panameñas para retornarlos, aunque también tiene conocimiento de que hay algunos que se están regresando por la selva, algo que no recomienda. 

Menores de edad indigentes

Leblanc también se refirió a la nueva problemática social que se vive en las calles de la ciudad de Panamá: niños, niñas y adolescentes comiendo de la basura y algunos que ya han caído en el consumo de drogas o alcohol. Para él se tienen que revisar las corresponsabilidades existentes antes de hacer señalamientos.

Leblanc señaló que hay una corresponsabilidad que viene desde la familia hacia el Estado y luego la sociedad, además de los cumplimientos de las organizaciones sin fines de lucro que atienden a estas personas, así como las entidades encargas de dotar de fondos a esas organizaciones.

Para él, cuando las personas llegan a este punto, falló todo desde el núcleo familia, hay que revisar por qué el menor abandonó la escuela, por qué cayó en la drogodependencia, qué pasó con los padres, por qué no está en un hogar sustituto entre otras cosas, pero lo más importante es trabajar en políticas públicas que protejan a la familia.

Destacó que lo más importante es el mayor bienestar del menor.

Si te lo perdiste
stats