Radar: ¿Está condenada la reforma constitucional al fracaso?

El debate se centró en las reformas constitucionales propuestas por los diputados

Sectores cuestionan que se violan derechos humanos en esta nueva reforma

Analistas temen el fracaso debido a lo que ha ocurrido con reformas anteriores

Bloque 1: Análisis de las propuestas para reformar la Constitución / TVN Noticias
Camila Adames
20 de octubre 2019 - 10:52

Las reformas constitucionales y el debate de las mismas en la Asamblea Nacional han generado un alto nivel de incertidumbre esta semana. Muchos cuestionan el método utilizado, mientras otros se preguntan si llevan el germen del fracaso. Esto fue analizado en Radar.

La legitimidad de la Asamblea

Una de las grandes preguntas que surgió es si la Asamblea tiene la legitimidad ante la ciudadanía para realizar el proceso constituyente y si verdaderamente realizaron los cambios sustanciales a las principales instituciones del país, incluyendo a sí misma.

El diputado Leandro Ávila, quien también es el presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea, rechazó las críticas y cuestionamientos de la legitimidad de la Asamblea para este proceso.

Ávila afirmó que el Presidente no dio un lineamiento de qué hacer y qué no hacer, y que la Asamblea está en todo su derecho de ofrecer propuestas.

“En el primer bloque se dio la impresión que el Presidente de la República tiene todo esto suelto y que no está ejerciendo su liderazgo,” cuestionó Ávila. “¿Qué clase de liderazgo quiere que ejerza? ¿La Asamblea es o no un Órgano independiente del Estado?”

El representante del Ejecutivo en temas relacionados a las reformas, Juan Manuel Castulovich, considera que, pese a las críticas de haber pasado las reformas de la Concertación intactas al Legislativo, “el mandatario le dio a la Asamblea una gran oportunidad, escrita con mayúscula, de reivindicarse ante el país,” siendo el Órgano del Estado más cuestionado.

Por su parte, el excandidato presidencial Ricardo Lombana, advirtió que “la Asamblea recibe el paquete de reformas en momentos de gran cuestionamiento, en el mismo instante en que está pendiente el proyecto de presupuesto general del Estado, que ha sido la principal herramienta para arrodillar al Ejecutivo en las administraciones anteriores,” por lo que debe haber vigilancia por parte de la ciudadanía.

Insistió en que “la transformación de las normas constitucionales del país y la reforma profunda del Legislativo, Ejecutivo y Judicial, no es una negociación, ni de partidas presupuestarias, ni de nombramientos, ni de cuotas de poder.”

¿Y los derechos humanos?

Entre los temas que han generado preocupación en sectores de la población están artículos propuestos que limitan el reconocimiento del matrimonio por parte del Estado y un artículo, ya retirado, que limitaría el reconocimiento de nacionalidad a personas nacidas en el territorio nacional e hijos de panameños.

Sobre el tema del matrimonio, el diputatado Leandro Ávila insistió en que “no es antojadizo de la Comisión,” sino que fue parte del debate surgido en las consultas a nivel nacional.

Sin embargo, Iván Chanis, presidente de la Fundación Iguales, insistió en que “llevar los derechos humanos a un referéndum es un gran error,” ya que “los derechos humanos no se llevan a votación.” Afirmó que si bien en una democracia se deben respetar la voluntad de las mayorías esto no puede ocurrir sin proteger a las minorías.

“Panamá en vez de acercarse al movimiento internacional de administraciones que amplían derechos hacia minorías discriminadas, decide, entre todas las cosas que puede mejorar, restringir derechos,” lamentó Chanis.

Grimaldo apoyó esta afirmación y agregó que “hoy día es el matrimonio igualitario, luego podría ser el tema de razas” o de religiones.

Y es que justamente el Dr. Ritter recordó que “la Constitución racista que Panamá tuvo en 1941 fue aprobada también en un referéndum.”

El germen del fracaso

El Dr. Jorge Eduardo Ritter advirtió que con la introducción de tantos temas, se podría condenar la reforma al fracaso.

“Mi temor es que en una reforma constitucional tan extensa, no se llega a ninguna conclusión y más bien se encuentran razones para votar en contra,” explicó. “Esto quedó demostrado en el referéndum de 1992, cuando Endara propuso la eliminación del ejército, entró a la Asamblea con tres artículos y salió con 56, pese al consenso.”

Sin embargo, Castulovich defendió que el proceso de consultas ha sido democrático y que no incluir las preocupaciones de las cientos de personas que acudieron a las mismas, podría ser tomado como una burla.

Por su parte, Lombana considera que “si este proceso no concluye con una reforma que replantee el Legislativo, Judicial y Ejecutivo, pero principalmente que rompa el blindaje de impunidad y la posibilidad de los pactos cruzados, el resultado será un documento que refleje mucho más los intereses de un sector político minoritario y menos de la ciudadanía,” lo cual causará decepción en la población.

El diputado Ávila coincidió en que “hay que hacer un cambio sustancial, que la ciudadanía sienta que en verdad los poderes del Estado están dispuestos a cambiar.”

Esta semana continuará el debate del segundo bloque de propuestas, el relacionado con los tres Órganos del Estado.

stats