¿Quieres comprar y no te alcanza?, ¿quieres ahorrar y no puedes?, la clave está en la educación financiera

Contrario a lo que piensas, ahorrar no solo es para los que reciben altos ingresos, con la educación financiera puedes entrenarte para alcanzar tus metas a corto y largo plazo. Además podrás desapegarte del crédito.

Foto ilustrativa del ahorro
Foto ilustrativa del ahorro / Pixabay
Massiel Arosemena
09 de mayo 2021 - 19:11

Llega la quincena y tu vida se concentra en pagar y pagar, entre tantas responsabilidades no te queda nada para ti, esta no es una forma grata de vivir. Algunas técnicas que nos comparten los expertos en educación financiera pueden ayudarte a manejar mejor tu dinero.

Como detesto los artículos que dan mil vueltas para llegar al punto central voy a ir directamente al grano y al final les diré de dónde saqué toda la información.

¿Cómo se hace?

El primer paso es hacer una radiografía de tus finanzas.

  • Lleva un registro detallado de tus ingresos, gastos y compromisos de pago.
  • Analiza tus hábitos de consumo, deudas y revisa tus ahorros.
  • Identifica las fuentes de tus ingresos, para saber de dónde vienen, si son ingresos fijos o variables. Pueden ser salarios, apoyo familiar, del gobierno o ganancias de negocios. Ideal usar una hoja de Excel para anotar toda esta valiosa información.

El segundo paso es ahorrar.

Suena imposible en época de crisis verdad, pero no lo es, el ahorro no es solo para eventos futuros y complejos sino para cumplir metas pequeñas y a corto plazo.

Por ejemplo, necesitas un celular porque el tuyo está arruinado, comprarte un par de zapatos, hacer una fiesta, irte de viaje o cancelar deudas. Las opciones más comunes son usar la tarjeta de crédito o pedir prestado para comprar o pagarlo a plazos, ambos implican que tendrás que pagar más por lo que compras.

Si en cambio esperas un poco y dentro de tu presupuesto incluyes un renglón para ahorrar una suma pequeña y en un plazo razonable cumplirás tu cometido de una manera más saludable.

Metas de ahorro

La meta de ahorro se establece definiendo cuánto cuesta y para cuándo lo necesito y por supuesto hacerte la pregunta sincera de si realmente lo necesitas.

Pero el ahorro va amarrado a tu informe de ingresos y responsabilidades porque debes ver cuál es tu capacidad y si notas que es muy baja entonces debes identificar qué gastos puedes eliminar.

Así como hay capacidad de crédito, también existe la capacidad de ahorro y las oportunidades de ahorro, por ejemplo si sueles comprar una taza de café grande a $5.00 diarios si multiplicas eso por 30 días tendrás una suma enorme, este puede considerarse como el llamado gasto hormiga, que como no está identificado en tu presupuesto parece inofensivo. Una idea de ahorro puede ser en vez de hacerlo todos los días, comprarlo tres veces a la semana y el resto del tiempo prepararlo en tu casa.

Un error común es ahorrar lo que te sobra y no separar este dinero de tus ingresos, este debe aparecer en tu presupuesto mensual, no se debe dejar por fuera.

En cuanto a la manera de guardarlo hay una llamada informal que es debajo del colchón, en caja fuerte, alcancía etc, y una formal que es depositándolo en una entidad financiera, que te da intereses y mantiene tu dinero seguro. Para mí esta es una buena forma, porque por transferencia automatizada a través de tu banca en línea puedes programar los depósitos y enviarlos a cuentas bancarias sin tarjeta clave, créeme pensarás dos veces antes de ir físicamente a formar fila para sacarlo.

Como regla de oro no puedes tocar tus ahorros, no cuentes con éste, actúa como si no los tuvieras, no los utilices para suplir necesidades rutinarias, mejor elimina otro gasto no vital, antes de tocar los ahorros.

Hay metas de ahorro para el negocio, ya sea para comprar maquinaria, insumos etc, así como metas personales que pueden ser para bienestar familiar, como mejoras en el hogar, adquisición de una vivienda, automóvil, estudios u otras.

Curso gratuito

Las fuentes de estas recomendaciones son libros como el Pequeño Cerdo Capitalista, de Sofía Macías y por supuesto del curso de Educación Financiera que tomé gratis en la página de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

Para tomarlo puedes acceder aquí, elige la opción curso gratuito y podrás llenarte de conocimientos, incluso al final te dan un certificado de participación. Son cuatro módulos, el último es sobre el crédito del que les hablaré después. Justamente porque me cuesta no gastar me obligo siempre a aprender a manejar mejor mis finanzas personales.

Si tienes serios problemas para manejar tu dinero porque adoras comprar artículos, te invito a educarte, te evitarás muchos dolores de cabeza en el futuro con deudas impagables o daños en tu sagrado historial de crédito.

Espero tus preguntas o comentarios en @Rutinario16

stats