¿Son comunes los secuestros en Panamá?

Dos secuestros y una tentativa se han presentado en lo que va de este año, según reportes del Ministerio Público.

La presencia de foráneos y nacionales es la tónica en la comisión de este delito.

Según cifras del Ministerio Público, el secuestro no es un delito común en Panamá.
Según cifras del Ministerio Público, el secuestro no es un delito común en Panamá. / Pixabay
Urania Molina - Corresponsal digital
29 de abril 2021 - 06:38

Ciudad de Panamá/El secuestro es un delito que mantiene una “muy baja incidencia”, aunque así no lo reflejen las estadísticas que erróneamente se engrosan con otros crímenes que atentan contra la libertad de una persona aseguraron desde el Ministerio Público.

Es una estadística que se cuenta mal. A veces pasa que otros operadores de Justicia piensan que todo es secuestro y medio abultan las estadísticas y quedamos como un país en que se dan muchos secuestros”, detalló el Ministerio Público.

Este argumento se basa en que el Título II del Código Penal, el cual recoge los delitos Contra la Libertad, aparte del secuestro (artículo 150) castiga otras figuras delictivas que atentan contra este derecho “fundamental e inherente al ser humano” como el de la privación de la libertad (artículo 149) y la extorsión (artículo 151) por mencionar algunos.

El propio MP explicó que el delito de secuestro se consuma cuando la víctima es retenida por un largo periodo de tiempo -24 horas consecutivas o hasta más de 15 días- y a cambio de dejarla en libertad se le exige dinero a él o a sus familiares.

Además, advirtieron que los llamados “secuestros exprés” se deben considerar un robo “agravado”, porque la privación de libertad es corta y con el único propósito de obligar a la víctima a entregar el dinero que tiene depositado en entidades bancarias.

Se debe ver como robo agravado porque la norma contempla este agravante en el delito de robo, es decir, el robo con privación de libertad en el cual la intención del delincuente no es mantener por mucho tiempo a la víctima, sino rápidamente ir sacándole el dinero que se pueda de cajeros automáticos y bancos”.

También explicaron que hay otros tipos de privaciones de libertad, como cuando se llevan a una persona con la única intención de quitarle la vida regularmente por su relación con actividades delictivas vinculadas a las drogas, el crimen organizado o para cometer una violación sexual.

En el secuestro real, que se le denomina secuestro extorsivo, hay generalmente un estudio y vigilancia de la víctima, una planeación. Se da una privación de libertad más extendida. Generalmente hay un requerimiento de sumas grandes de dinero y siempre se da un trabajo en equipo de varios sujetos, en que cada uno cumple una función”, detallaron desde el MP. Añadieron que hay otras privaciones de libertad que tampoco se pueden considerar como un secuestro, como es la sustracción de menores de edad.

Dos secuestros y una tentativa

Los moradores de Peña Blanca, una comunidad ubicada en el distrito de La Chorrera donde se mezclan las viviendas edificadas con esfuerzos propios, los proyectos urbanísticos y las fincas dedicadas a la cría de ganado y puerco, mantienen presente el día en que intentaron secuestrar a un hermano del presidente Laurentino Cortizo.

El suceso el cual dejó a cinco personas, cuatro hombres y una mujer detenidos, ocurrió el pasado 11 de marzo cerca de los predios donde, según los lugareños, tiene hace más de 30 años una propiedad.

“Eso fue por allá abajo, por el puente. Vimos bajar carros de la policía y después nos enteramos” contó un vecino de Peña Blanca, quien prefirió omitir su nombre, mientras desde el lugar donde se encontraba apuntaba con su mano un puente que se levanta en un paraje solitario rodeado de vegetación de la carretera.

Calles en la comunidad de Blanca, donde un grupo de delincuentes intentó secuestrar al hermano del presidente Laurentino Cortizo.
Calles en la comunidad de Blanca, donde un grupo de delincuentes intentó secuestrar al hermano del presidente Laurentino Cortizo. / Urania Molina

Añadió que quedaron sorprendidos, porque era la primera vez que un hecho de esta “magnitud” ocurría en esta comunidad del corregimiento de Playa Leona. “Por aquí todo era tranquilo”, acotó el lugareño.

La oportuna intervención de las autoridades frustró la intención de los supuestos delincuentes, en esta ocasión, porque según cifras proporcionadas por el MP en lo que va del año se han registrado dos secuestros y una tentativa de secuestro.

El psicólogo y criminólogo, Carlos F. González, al momento de analizar el delito de secuestro, informó que basado en los datos del MP el año pasado, se presentaron siete denuncias por secuestro y cinco personas recibieron condena por la comisión de este delito.

Para González la cifra proporcionada por el MP sugiere que “numéricamente” este delito no es “significativo”, aunque aseguró que según un reporte de 2005 en el país se registran un promedio de 11 secuestros anuales.

Para esa época, las autoridades correspondientes señalaban que las cifras sobre este delito se mantenían bajas y que los grupos (personas) implicados en los secuestros lo conformaban extranjeros con algún tipo de vinculación con nacionales.

A la vez expresó que no hay grandes variaciones en los últimos años, es decir que esta tendencia se mantiene.

Los secuestradores usualmente exigen dinero por la libertad de la persona, es lo que vendría siendo un secuestro tradicional. Con este señalamiento deseo destacar que desde los primeros casos se reportó la asociación entre extranjeros y nacionales, por lo tanto la presencia en sí de ciudadanos de otras naciones no implica si aumenta o no la comisión de este delito en particular”, aseguró el psicólogo- criminólogo.

Por otro lado, al igual que lo hizo el MP, González mencionó los delitos de secuestro, el secuestro exprés y añadió lo que llamó secuestro virtual, destacando el exprés por ser de tipo extorsivo, dado que la intención es coaccionar a la víctima para obligarlo a retirar patrimonio de su propiedad, como es el caso del dinero en los cajeros automáticos, situación que lo eleva a la modalidad de robo agravado.

González también comentó que el panorama económico que se avecina por la escasez de dinero es posible que el secuestro se convierta en una opción empleada por la delincuencia organizada, “pero dado que el narcotráfico esta en su fase floreciente no tienen necesidad urgente de recurrir a la comisión de este delito por el momento hasta que no se les pongan difíciles las cosas para el trasiego de drogas

Los lugareños de Peña Blanca, entre tanto, esperan que el intento de secuestro que ocurrió quedé como otra historia para contar.

stats