TVN plus En vivo

Argentina dice que salida de titular de Banco Central no fue condición de FMI

El ministro de producción y Trabajo de la República Argentina, Dante Sica.
El ministro de producción y Trabajo de la República Argentina, Dante Sica. / EFE
Efe
26 de septiembre 2018 - 12:30

El Gobierno argentino aseguró hoy que la renuncia ayer del presidente del Banco Central (BCRA), Luis Caputo, no fue una condición del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que el Ejecutivo ha negociado un nuevo acuerdo que se espera sea presentado en la tarde de este miércoles.

En declaraciones a la prensa tras una reunión de gabinete en la residencia presidencial de la localidad bonaerense de Olivos, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, afirmó que no hubo "ningún tipo de condicionamiento" del organismo que dirige Christine Lagarde con respecto a la salida de Caputo.

"Era un tema que ya se había hablado. En el momento que había asumido (el 14 de junio pasado) se sabía que iba a ser una gestión corta (...) Se evaluó que era un buen momento previo a la firma del acuerdo, en donde se tiene que de alguna manera iniciar una nueva gestión en términos de política monetaria y de tipo de cambio", añadió.

Este martes, en plena negociación del Gobierno con el FMI y el mismo día en que los sindicatos argentinos realizaban la cuarta huelga general contra la política económica del Ejecutivo, Caputo señaló en un comunicado que había presentado al presidente, Mauricio Macri, su dimisión por "motivos personales".

En los medios de comunicación y entre diversas voces opositoras se despertaron comentarios sobre si era o no idóneo haber hecho pública la noticia en ese momento.

"Nos pareció que era un buen momento para su salida", remarcó Sica, quien definió al sustituto de Caputo, Guido Sandleris, como "un profesional muy bien formado" que va a ser un "muy buen complemento" para poder llevar adelante la conducción del BCRA trabajando coordinadamente con el Ministerio de Economía.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, insistió también ante la prensa en que el cambio de la alta autoridad de la entidad emisora era algo "que ya estaba en carpeta" y se anunció ayer con la vista puesta en "poder terminar claramente el acuerdo con el FMI".

Para hacer frente a la abrupta devaluación del peso y acometer más rápidamente las reformas con el fin de reducir el alto déficit fiscal -al que el Gobierno culpa de la retirada de la confianza de los inversores internacionales- el Ejecutivo de Macri tocó en mayo pasado la puerta del FMI para obtener ayuda financiera.

Sin embargo, el agravamiento de la caída del peso ante el dólar a partir de agosto llevó al país a reiniciar con el organismo negociaciones -que todavía continúan- para acelerar los cobros del préstamo firmado, y, previsiblemente, ampliar la cuantía de 50.000 millones de dólares a los que asciende el crédito otorgado.

Sobre la actualización del acuerdo, cuyos detalles se desconocen y se espera sean difundidos esta tarde, Bullrich consideró que va a permitir "un comienzo de ordenamiento y de salida de la situación de incertidumbre" que ha tenido el país en los últimos meses.

"Esperamos un tiempo mucho más previsible, más calmo, mejor para la gente, pasito a pasito, esto es salir de a poco pero creemos que esta recuperación va a comenzar a verse y para nosotros es bien importante", aseveró.

Sica agregó que junto al proyecto de Presupuesto Nacional para 2019 que mandó el Gobierno al Congreso, el acuerdo con el FMI está generando "señales claras" a los mercados en términos de "bajar la incertidumbre con respecto a elementos de política fiscal, cambiaria y monetaria".

El ministro destacó que "todos los actores económicos e inversores" perciben la "previsibilidad" que a su juicio tiene el Gobierno.

"Hemos atravesado esta crisis cambiaria sin cambios de rumbo en materia de política económica", subrayó.

Temas relacionados

Si te lo perdiste
stats