TVN plus En vivo

Banco Central turco intenta calmar a mercados tras nueva caída de su moneda

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan / EFE
Afp
16 de mayo 2018 - 10:12

El Banco Central de Turquía intentaba este miércoles apaciguar a los mercados de divisas al afirmar que "sigue de cerca" la fluctuación de la lira turca, que volvió a caer y rompió otro récord tras las declaraciones del presidente Recep Tayyip Erdogan.

El Banco Central (CBRT) afirmó en un comunicado que "sigue de cerca las fluctuaciones dañinas en los mercados" y aseguró que "se tomarán las medidas necesarias, teniendo en cuenta el impacto de desarrollos como éstos en la inflación".

El gobernador del CBRT, Murat Cetinkaya, se reunió este miércoles con Erdogan en presencia del vice Primer Ministro Mehmet Simsek, considerado como el "Señor Economía" del gobierno turco, y el ministro de Finanzas, Naci Agbal, informaron los medios turcos.

La lira turca se recuperó después del comunicado del Banco Central, lo que compensa su declive de la jornada, pero continúa cayendo a niveles históricamente bajos.

Este miércoles después del mediodía, cotizaba a la baja a 4,43 liras turcas por dólar después de alcanzar 4,5 en la apertura, su nivel más bajo hasta ahora.

Vulnerable ante la presión sobre los activos de mercados emergentes, un alto déficit y una inflación desenfrenada, la lira turca perdió casi un 9% de su valor en un mes.

En una entrevista con Bloomberg TV el lunes durante una visita a Londres, Erdogan contribuyó a aumentar la volatilidad del mercado de divisas al decir que tenía la intención de poner más peso en la política monetaria turca si fuera reelecto en las elecciones anticipadas convocadas para el 24 de junio.

El presidente turco ya había provocado una caída de la lira el viernes al criticar las tasas de interés bancarias, a las que calificó como una fuente de "todos los males".

El Banco Central elevó una de sus principales tasas a fines de abril, pero los inversores señalan una falta de maniobra a largo plazo, mientras que el presidente Erdogan está presionando regularmente para bajar las tasas.

A pesar de un sólido índice de crecimiento, Turquía sufre una alta inflación, y el Banco Central ha fallado en tomar medidas contundentes para frenar el aumento de los precios, que está causando malestar en el mercado.

Temas relacionados