Infectados con la viruela del mono deberán estar aislados hasta por 21 días

Viruela del Mono

En Panamá no existe el antiviral para tratar la enfermedad grave.

¿Cómo se hace el seguimiento al primer caso de la viruela del simio?

Luego de detectarse el primer caso de la viruela del simio o del mono en el país, las autoridades de del Ministerio de Salud y del Instituto Conmemorativo Gorgas mantienen vigilancia y trazabilidad para evitar la propagación de la enfermedad, aunque aclaran que el contagio se da por contacto muy estrecho.

El doctor Juan Miguel Pascale, director del Instituto Conmemorativo Gorgas (ICG), explicó que para contraer la enfermedad es necesario que haya contacto con material o residuos de las lesiones de la piel de la persona contagiada, gotitas de saliva o sangre.

“La infección es por contacto cercano, muy estrecho, directo o con material de las lesiones o fluidos de la persona infectada”, aseveró Pascale, e indicó que, aunque el brote se parece mucho a la varicela, estas son umbilicadas, las lesiones se convierten en pústulas y forman costra.

Detalló que la persona es contagiosa hasta el momento en que se cae la última costra, por lo que debe estar aislada hasta por 21 días.

Dijo que los síntomas son fiebre, dolor de cabeza, malestar general, dolores musculares, aumento de tamaño de los ganglios linfáticos y dependerán de dónde fue la exposición, ejemplo: si el contacto fue por beso, los ganglios que se inflamarán son los del cuello y dentro de las 72 horas después del síndrome de malestar entonces aparecen las lesiones.

Pascale recordó que el primer caso que se dio en 1958 en monos, y en 1970 se detecta en humanos, por contacto con monos que se utilizaban para estudios. Detalló que actualmente la mayoría de los casos se concentran en Reino Unido, Alemania, España, Estados Unidos y Portugal, mientras que en Latinoamérica se concentra en Brasil.

También mencionó que existen dos variantes del virus, la de África Oriental y la de África Occidental, esta última es la que está causando los casos en Europa, es menos letal, y menos grave por lo que hay poco riesgo de muerte, aunque reconoce que extrañamente niños, embarazadas y personas inmunosuprimidas son las más propensas a fallecer.

El doctor señaló que existen medicamentos antivirales para tratar la enfermedad, pero en Panamá no se cuenta con el mismo, sin embargo, este es suministrado en casos graves, por lo que es necesario tratar las lesiones de la persona, administrar fármacos para aliviar los síntomas y mantener a la persona aislada.