TVN plus En vivo

Tensión en la Corte por nota iracunda de la Secretaria Administrativa a un magistrado

Vielza Ríos, secretaria general de la Corte.
Vielza Ríos, secretaria general de la Corte. / TVN Noticias

La secretaria administrativa del Órgano Judicial, Vielza Ríos, ha exigido una disculpa pública al magistrado Harry Díaz, con la amenaza de demandarlo por supuestamente ofenderla en una carta pública en la que él (Díaz) pregunta si hay corrupción administrativa en la Corte.

“El contenido de esa carta es ofensivo y propicia perjuicios contra mi imagen y trayectoria profesional”, dijo Ríos en una iracunda nota que hizo llegar al despacho de Díaz y al resto de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Los cuestionamientos de la funcionaria judicial tensan el ambiente en la máxima corporación de justicia, ya complejos desde la última victoria de José Ayú Prado como presidente.

“No tengo la culpa que usted, en horas laborables, haya decidido apersonarse a la oficina de un grupo empresarial que fue incluido en la “Lista Clinton” y que se haya comportado como lo hizo cuando fue descubierto ante los medios”, insistió.

Ríos sigue su nota fustigando a Díaz: “yo no tengo la culpa que sus propios pares hayan decidido no atender lo que usted presentó como una queja o denuncia, en afán de justificar lo injustificable, y que ante su obstinación se haya confirmado ese rechazo de plano y archivo”.

En esto último, la secretaria del Judicial se refería a una denuncia que, contra ella, presentó el magistrado Díaz por supuestas anomalías en una licitación pública.

Él aseguró que seguía ese caso después de haber sido captado en las oficinas del Grupo Cima, justo después de ser incluido en la lista discriminatoria “Clinton”.

Según él, buscaba con un ejecutivo del grupo y exgerente del diario La Estrella de Panamá información que había publicado ese rotativo sobre el escándalo que le interesaba investigar.

Ríos se ha quejado también que la nota pública de Díaz está plagada de “inexactitudes, equivocaciones, presunciones y premisas que despegan de lo irracional”. En ellas, agrega, el magistrado “se arriesga a que lo terminen de retratar de cuerpo entero y pongan en duda su capacidad como abogado y juez”.

Si te lo perdiste
stats