La masacre en el aeropuerto de Albrook que partió en dos la dictadura

Víctimas de la masacre de Albrook
Víctimas de la masacre de Albrook / TVN Noticias

En un hangar del aeropuerto en Albrook, cerca de donde hoy la Línea 1 del Metro inicia y termina su ruta hacia y desde San Isidro, se coció hace 33 años uno de los capítulos más sangrientos del país: la masacre de una decena de militares que intentaron derrocar al entonces general Manuel Antonio Noriega. Fueron apresados y torturados. Y luego fusilados.

El caso genera controversias todavía. Los familiares de las víctimas reclaman a la justicia que determine, más allá de Noriega, quiénes dieron la orden de matarlos.

¿Qué motivó el intento de golpe y por qué falló? ¿Qué ha pasado desde entonces? Entienda en tres pasos este cruento tramo de la historia panameña.

Antes

Díaz Herrera, en una conferencia en la que denuncia a Noriega.
Díaz Herrera, en una conferencia en la que denuncia a Noriega. / Archivo
  • El coronel Roberto Díaz Herrera denuncia en 1987 que Noriega es un narcotraficante y lo acusa de exterminar a sus opositores. Eso abre una crisis en las Fuerzas de Defensas, ya astillada por la politiquería interna: ascensos para los leales al régimen, independientemente de a quién le tocase.
  • En 1988, un grupo de militares que las Fuerzas de Defensa mantenía “ociosos” en el Cuartel Central (en El Chorrillo) planifica sacar a Noriega del poder. Ya lo había ordenado el presidente Eric Delvalle, luego que el presidente de Estados Unidos Ronald Reagan lo acusase de “dictador militar”.
  • El golpe fracasó por la debilidad de algunos cuadros de las Fuerzas de Defensa, y sus autores fueron encarcelados y torturados.

Durante

  • Con la presión de la descomposición del régimen militar, el mayor Moisés Giroldi (ascendido en 1988, por su apoyo a Noriega ante la revuelta contada en el subtítulo anterior) se toma el 3 de octubre Cuartel Central y apresa a Noriega. El plan, en teoría, era hacerlo dejar el poder, y Estados Unidos le ayudaría llevándoselo (ya habían cargos por narcotráfico contra el exgeneral en Florida).
  • Aunque Estados Unidos había prometido sacar a Noriega en un helicóptero, el aparato nunca dejó de sobrevolar la comandancia. Adentro, Noriega intenta recuperar el poder endulzando los oídos de Giroldi, su también compadre. Invocó las relaciones entre las familias de ambos (fue su padrino de bodas y el de su tercer hijo) y la tragedia que acontecía afuera, donde sus militares rebeldes estaban siendo derrotados por los leales. Y Giroldi cedió.
  • Giroldi y diez militares fueron tomados presos. 24 horas después, fue asesinado de 15 disparos en la cárcel de Tinajitas, en San Miguelito. Otros nueve (Juan Arza Aguilera, Jorge Bonilla Arboleda, Francisco Concepción, Moisés Giroldi Vera, Nicasio Lorenzo Tuñón, Feliciano Muñoz Vega, Eric Murillo Echevers, Ismael Ortega Caraballo, Edgardo Sandoval Alba y León) fueron torturados, golpeados con bates de aluminio, y llevados a un hangar en Albrook Field, donde fueron masacrados. Deoclides Julio murió en la cárcel Modelo. Y así se recrudeció el fin de la dictadura.

Después

  • Un mes después, el diario El País recoge versiones de militares exiliados en Estados Unidos de que Giroldi jamás pensó en entregar a Noriega sino hacerle renunciar al cargo y retirarse a una finca en el interior.
  • En 1996, un tribunal condena en ausencia a Noriega, así como a Evidelio Quiel y Gonzalo González por la masacre de Albrook. Quiel había huido a Costa Rica en 1997, y ese país no accedió a la petición de extradición de Panamá. González fue indultado.
Moisés Giroldi
Moisés Giroldi / Tomada de internet
Si te lo perdiste
stats