TVN plus En vivo

Panamá podría verse en la misma situación que Costa Rica si no se controlan los contagios

Costa Rica experimentó un descenso en los casos que llevó al gobierno a levantar las medidas sanitarias.

Relajación de normas y de la población pone en riesgo sistema de salud de Costa Rica

El aumento de casos del nuevo coronavirus durante la última semana preocupa a las autoridades costarricenses y pone en jaque a unos de los sistemas de salud que mejor lo había hecho durante un año de pandemia, en medio de la jornada de vacunación el país vecino ha visto como los casos de COVID-19 se han disparado.

Luis Rosero Bixby, demógrafo y salubrista, indicó que este aumento de casos se da luego de que se experimentara un descenso y la población, así como el gobierno relajaron las medidas de bioseguridad, se levantaron las restricciones y hubo un mensaje de que prácticamente estábamos del otro lado dándole oportunidad al virus de seguir con la cadena de contagio.

“La situación en cuanto a la curva epidémica en Costa Rica es muy parecida a la que vivió Panamá en noviembre del año pasado. Ya hemos rebasado el pico de la pandemia que ocurrió entre agosto y septiembre, no sabemos si esto se va a acelerar más o podremos doblegar la curva”, manifestó Rosero recordando que en Panamá se llegaron a registrar más de tres mil casos diarios y reflexionando en que no saben si allá pasará igual.

El salubrista indicó que desde enero en Costa Rica se veía un leve aumento en la tasa de contagio, señalando que en Panamá también está aumentando la tasa de contagio hace dos meses. Rosero aseguró que en el momento en que el RT supere el 1%, Panamá podría estar en la misma situación que Costa Rica.

“Costa Rica en estos momentos está como Panamá en noviembre y Panamá está como Costa Rica hace dos meses y la situación cambió radicalmente porque no se contuvo la tasa de contagio en su momento”, manifestó.

El especialista no obvió que otra de las causas de este aumento en la tasa de contagio también se debe al ingreso de la variante de Reino Unido, Brasil y África. En cuanto a la adquisición de las vacunas, Rosero le dio una buena calificación al gobierno, pues aseguraron 7 millones de dosis de la farmacéutica de Pfizer y otras de AstraZeneza, sin embargo, resaltó que estas han ido llegando a cuentagotas.

En Costa Rica el 5% de la población ya está inmunizada con las dos dosis y otro 2% ha adquirido la primera dosis, pero lo más importante es que hubo una focalización en vacunar a las personas más vulnerables, el objetivo no es parar el contagio, sino proteger a los más vulnerables. “En este momento el 90% de la población mayor de 80 años está vacunada esto ha hecho que el aumento de las defunciones no haya sido tan grave”, sostuvo Rosero.

Destacó que el sistema de salud del país es muy bueno y eso ayudó a controlar el virus el año pasado cuando inició la pandemia, pero cuando hay una transmisión comunitaria y las personas contagiadas están circulando allí no hay sistema sanitario que valga y lo que cabe son drásticas medidas para evitar la movilidad de la población o lograr la cooperación de la población de auto confinarse y evitar las reuniones.

Reiteró que cuando hubo un bajón de casos, se dejó de mandar el mensaje por parte de los medios de comunicación de que había que seguir con las medidas de bioseguridad, se trasmitió la sensación de que estaban bien y el virus estaba controlado.

“Se levantaron todas las medidas sanitarias que no fueron tan severas en Costa Rica como en Panamá porque la curva no fue tan complicada, quizás en lo que se nos viene tendremos que adoptar las medidas que adoptó Panamá. Pero las autoridades y los medios de comunicación aflojaron en el mensaje y sobre todo permitieron el mensaje simbólico de que cuando se levantan las medidas sanitarias la población entiende que ya estamos en la otra orilla”, resaltó.

Rosero recordó que el año pasado cuando la pandemia se complicó en Costa Rica se emitió un protocolo de los pacientes que se recibirían, o sea, quienes tenían menos posibilidades de sobrevivir no debían llegar al hospital. “Me imagino que en los próximos días van a colapsar las salas de hospitales y tendrán que habilitar las tiendas de campañas, pero desconozco cuál es el plan que se tiene para esta situación tan difícil”, dijo Rosero.

Ante la situación, Costa Rica sigue apostando a mantener las escuelas abiertas, sobre todo porque es más grande el daño que se hace con las escuelas cerradas y esa ha sido la directriz del Ministerio de Educación, por ahora las clases se mantendrán de forma presencial.

Concluyó haciendo un llamado a los panameños a no bajar la guardia, tener cuidado, no aflojar los mensajes a la población, ya que será muy difícil evitar la tercera ola que posiblemente sea la penúltima porque se espera una cuarta.

Si te lo perdiste
stats