TVN plus En vivo

COVID-19, cómo combatirlo sin caer en el pánico

Bloque 1: Análisis de la crisis por el COVID-19 en Panamá

El COVID-19 mantiene a Panamá en estado de emergencia. Este domingo 15 de marzo, un panel de expertos idóneos analiza en Radar el impacto sanitario, económico, y psicológico del virus en la población.

Se trata de una enfermedad que ha alterado la vida de todos los panameños, apuntó el excanciller de la República, Jorge Eduardo Ritter. Ha monopolizado la atención pública y colmado las redes sociales, muchas veces con información errónea. “Hay que saber dónde estamos parados, que tenemos que hacer, e identificar hasta cuándo va a durar esta crisis”, señaló.

“En este tema nadie es experto”, comentó por su parte Xavier Sáez Llorens, infectólogo y miembro del comité asesor que trabaja junto al Ministerio de Salud (Minsa). El especialista explicó que en temas de salud pública se debe trabajar pensando en el peor escenario posible. “Si se habla que hay diez casos detectados en el país, la cifra fácilmente se puede multiplicar por diez, o más”, advirtió.

Saéz Llorens enfatizó la necesidad de realizar más pruebas, ya que de esta forma se podrá tener una idea más clara de la situación real para poder adoptar planes de respuesta para proteger a la población.

Destacó el ejemplo de Corea del Sur, dónde se han hecho más de 200 mil pruebas y se tiene un registro de una tasa de mortalidad del 1%. Opina que Estados Unidos probablemente ha sido uno de los peores países en responder ya que las pruebas no estuvieron listas a tiempo y probablemente gran parte de la población ha contraído la enfermedad sin que se haya reportado el caso. El médico subrayó que se debe actuar antes del pico de la epidemia.

Varios países han adoptado el cierre de fronteras y estrictos controles en los aeropuertos para intentar contener el virus. Sin embargo, Saéz Llorens calificó estas medidas de “populistas” y citó estudios científicos que indican que no suelen ser muy efectivas, retrasando a veces la entrada del virus solamente por un período de unas dos semanas. Advirtió que generan un efecto psicológico negativo en la población y consumen recursos económicos que podrían utilizarse en otras formas de responder al virus.

Israel Cedeño, subdirector de Planificación del Minsa, reconoció la poca efectividad de estas medidas. Pero recordó que también tiene efectos positivos.

“Ayuda a generar sensación de calma en la población, que su gobierno está cuidando de ellos”, afirmó Cedeño. Admitió que no es un sistema perfecto y que siempre se va a filtrar gente. “Es una medida costosa, pero hay que manejar todas las aristas”, puntualizó. Agregó que el Minsa se mantiene en contacto con las aerolíneas, quiénes proveen información sobre los pasajeros y ayudan a focalizar esfuerzos.

Cedeño enfatizó que la sostenibilidad del sistema de salud es fundamental. Especialmente considerando que debe responder a otras enfermedades como la influenza, el hanta virus y enfermedades no transmisibles.

“No puedo sacar 5 millones de pruebas y muestrear todo el país, porque no va a ser eficiente”, comentó.

Los especialistas médicos explicaron que no todas las personas deben ser sometidas a pruebas. Detallaron que buscan especialmente a individuos que hayan tenido contacto cercano con personas infectadas, esto significa estar a una distancia de un metro o menos por un período de 15 minutos mínimo.

No se recomienda realizar pruebas a las personas que no presentan síntomas. En algunos casos, una persona con el COVID-19 podría no mostrarlo en las pruebas si se le realizan antes que manifieste síntomas.

Miedo, ansiedad y pérdidas económicas

El virus no ha sido lo único que se ha transmitido por las calles del país. También la paranoia y ansiedad. Miles de panameños han abarrotado los comercios y comprado masivamente insumos sanitarios y de primera necesidad, ocasionando desabastecimiento. También se han registrado un éxodo masivo hacia el Interior del país que ha hecho que el Minsa contemple establecer un cerco sanitario para limitar el movimiento de las personas y así contener la propagación de la enfermedad.

“Ante las crisis, lo humanos nos desorganizamos”, explicó la profesora de Psicología, Itzel Sayavedra. “Ir al súper, comprar papel higiénico, comprar todo el Clorox que encuentres, te permite controlar el micromundo. Te da la sensación que hay algo que puedes manejar”, añadió.

La psicóloga señaló el rol crucial de los medios de comunicación. Hizo un llamado a que se entreviste solo a expertos certificados y otras fuentes confiables. Recomendó a la población no ver noticias más de dos veces al día, rodearse de personas que los ayuden a mantenerse en calma, y alejarse de los mensajes falsos que se transmiten particularmente por redes sociales.

“Como no confío en los demás, me manejo de forma irracional”, apuntó por su parte el economista, Eddie Tapiero. “Es importante la objetividad, el pragmatismo y la credibilidad de la información”, resaltó. El economista compartió una estimación del impacto en la economía mundial realizado por Bloomberg, el cual prevé pérdidas por 2.7 trillones de dólares a nivel mundial.

El pediatra y miembro de la Asociación de Bioética de Panamá, Pedro Vargas, manifestó que hay que prepararse para que la situación se vuelva más grave. “Va a haber racionamiento de suministros y escasez de hospitales y espacios hospitalarios. Va a haber médicos y enfermeras enfermos y en cuarentena. No se puede dejar por fuera el elemento humanista”, afirmó.

Prognóstico

Hasta el momento se desconoce si las personas generan inmunidad contra el COVID-19 luego de contraerlo. No se sabe si hay posibilidades si hay posibilidades de reinfección.

Saéz Llorens apuntó que ya existen ensayos de tratamientos antivirales. Estima que en unos 2-3 meses ya debe haber resultados sobre su efectividad en combatir el virus.

Sobre vacunas potenciales, adelanta que ya existen varias candidatas. Pero fue enfático en señalar que se debe seguir un riguroso proceso para verificar primero que las mismas sean seguras, y luego que sean eficaces. Esto puede tomar alrededor de un año.

Mientras los médicos y científicos trabajan arduamente en combatir la enfermedad y encontrar un tratamiento y vacuna, queda en la sociedad acatar las recomendaciones sanitarias, mantener la calma y ser solidarios para contener el COVID-19, el temor y la ansiedad.

“De aquí a un mes podemos tener 500 casos, y eso es lo esperado. Hay que manejar esas cifras, no asustarse. Interiorizar a que a la inmensa mayoría de los panameños le va a ir bien y vamos a salir de esta crisis”, concluyó Saéz Llorens.

Temas relacionados