Los posibles rivales de Panamá: Surinam

Del país sudamericano han salido innumerables estrellas del fútbol que eligieron jugar para Holanda

Nigel Hasselbaink, que milita en Hapoel Be’er Sheva de Israel, debutó en 2019 con Surinam
Nigel Hasselbaink, que milita en Hapoel Be’er Sheva de Israel, debutó en 2019 con Surinam
SomosLaSele
05 de agosto 2020 - 12:07

Surinam sorprendió a la CONCACAF el año pasado al clasificar a la Copa Oro 2021 y ahora mira con esperanza el nuevo formato de las eliminatorias para el Mundial de Catar 2022.

El pasado 17 de noviembre Surinam logró ganar como visitante 2-1 ante Nicaragua. La selección sudamericana había hecho su parte, y ahora había que esperar un milagro. Dominica, que había descendido hace dos jornadas, le ayudó al vencer a San Vicente y las Granadinas por la mínima. Había sucedido lo impensable: no solamente Surinam ascendió a la División A, sino que calificó a la Copa Oro por primera vez en su historia.

Lo que pocos saben es que hasta hace poco Surinam era un país que, a pesar de contar con la oportunidad de una gran comunidad en el extranjero, había decidido no aprovecharla.

El futbol de Surinam

Aunque está geográficamente en Sudamérica, por su conexión cultural con las Antillas y por su debilidad ha formado parte de la CONCACAF desde su fundación en 1961. La Surinaamse Voetbal Bond (Federación de Futbol de Surinam) se fundó en 1920 y se afilió a la FIFA en 1929.

La época dorada del futbol de Surinam ocurrió en los años ’70, cuando fue campeón y subcampeón de la Copa del Caribe consecutivamente (1978 y 1979). Tampoco hay que dejar de lado que clubes surinameses incluso llegaron a ser campeones y subcampeones de la Copa de Campeones de la CONCACAF (actualmente la Liga de Campeones): Transvaal en tres ocasiones y Robin Hood en cuatro.

Por ahora, Surinam ocupa la posición 141 del ránking FIFA y en la Concacaf es la 16a selección, posiciones que no reflejan el hecho de que Surinam tiene mucho talento para el futbol. Con los 348 mil surinameses que residen en los Países Bajos —casi el 60% de la población entera de Surinam— se podría hacer un equipo que domine el Caribe y, a mediano plazo, represente una amenaza para el tridente México-Estados Unidos-Costa Rica.

Talento a montones

El pionero de Surinam en Holanda fue Humphrey Mijnals, el primer jugador de raza negra en llegar a la Oranje. Gracias a jugadores surinames se dio el renacimiento de la Naranja Mecánica, con futbolistas como Rijkaard o Gullit.

La siguiente generación curtida a base de discriminación incluía a Davids, Kluivert y Seedorf. Y el tercer aire viene de la mano de van Dijk, Wijnaldum y Vermeer.

En cuanto a Surinam, en noviembre de 2019 se convocó al primer jugador con pasaporte neerlandés: Nigel Hasselbaink, que milita en Hapoel Be’er Sheva de Israel. Una esperanza de que varios más se le unan y le den a esta selección el salto de calidad en la CONCACAF.

Surinam, de cara el sorteo del 14 de agosto para las eliminatorias a Catar, está en el Bombo 2 con Antigua y Barbudas, Guatemala, San Cristobal y Nieves, Nicaragua y República Dominicana. De ese grupo, uno será rival de Panamá.

Temas relacionados