TVN plus En vivo

Los desastres van en aumento y causan millonarias pérdidas a la agricultura

La sequía es el fenómeno que más pérdidas causa a la agricultura
La sequía es el fenómeno que más pérdidas causa a la agricultura / Tomada de redes sociales @FAOChile

Plaga de langostas, inundaciones, ciclones, granizadas, enfermedades de animales y sequías son algunas de las catástrofes y riesgos naturales experimentados en los primeros meses del año 2020, que significaron un duro golpe para los agricultores en medio de la pandemia.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), presentado el jueves 18 de marzo, revela que las catástrofes están afectando de forma importante los sistemas alimentarios del planeta, y lo peor es que surgen nuevos riesgos naturales, que provocan daño a la economía y socaban la nutrición.

El informe destaca que la agricultura absorbe el grueso de las pérdidas y daños económicos causados por estos desastres, cuya frecuencia, intensidad y complejidad han aumentado.

“Nunca antes en la historia los sistemas agroalimentarios se habían enfrentado a semejante variedad de amenazas nuevas y sin precedentes, como incendios de gran magnitud, fenómenos meteorológicos extremos, enjambres inusualmente numerosos de langostas del desierto y amenazas biológicas emergentes como la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). En el informe se afirma que estos peligros no solo cuestan vidas, pues también devastan medios de vida agrícolas y tienen consecuencias negativas en cadena en los hogares, las comunidades y a nivel nacional y regional que pueden durar generaciones”, destaca la FAO.

En este informe denominado: “El impacto de los desastres y las crisis en la agricultura y la seguridad alimentaria 2021”, se recoge información valiosa que comprende toda una década (2008-2018).

Se estima que la incidencia actual de catástrofes triplica con creces las registradas en las décadas de 1970 y 1980.

Así las cosas, la agricultura por sí sola afronta el desproporcionado porcentaje del 63% de las repercusiones de las catástrofes y son los Países Menos Adelantados (PMA), con bajos ingresos y medianos los más perjudicados.

El análisis durante la década de 2008 a 2018 arroja que Asia fue la región más afectada, con pérdidas económicas de 49,000 millones de dólares, seguida de África con 30,000 millones de dólares y América Latina y el Caribe con 29,000 millones de dólares.

En tanto, el informe periódico en su edición del 2021 cubre al menos 457 catástrofes en 109 países de todas las regiones y categorías de ingresos medianos altos y países de ingresos altos.

Trascendió que de los 109 países que registraron pérdidas agrícolas relacionadas a las catástrofes, 94 son PMA y países de ingresos bajos y medianos, donde 398 catástrofes repercutieron de manera negativa en la producción agrícola.

Desglose de las millonarias pérdidas al sector agrícola y ganadero mundial
Desglose de las millonarias pérdidas al sector agrícola y ganadero mundial

Amenazas y efectos

Una de las principales amenazas es la sequía, considerada como el fenómeno número uno causante de pérdidas agrícolas, seguida de inundaciones, tormentas, plagas, enfermedades e incendios forestales.

Plaga de langostas dañando las producciones agrícolas
Plaga de langostas dañando las producciones agrícolas / AFP

Por si fuera poco, los efectos van más allá del aspecto económico, ya que tiene una repercusión sobre la seguridad alimentaria y la nutrición de los seres humanos.

Según el informe, las pérdidas generadas por catástrofes en los países PMA y los de ingresos medios y bajos, entre 2008 y 2018 equivalieron a la disminución de 6,9 billones de calorías anuales.

“En América Latina y el Caribe, las repercusiones de las catástrofes durante ese mismo período equivalieron a una pérdida de 975 calorías per cápita al día, lo cual supone el 40% de la cantidad diaria recomendada, seguida de África (559 calorías) y Asia (283 calorías)”, de acuerdo con la FAO.

El informe apela a que invertir en resiliencia y reducción de riesgos de catástrofes, especialmente recopilando y analizando datos para adoptar las medidas es crucial para el desarrollo de la agricultura en el futuro.

Los desastres en orden de afectaciones
Los desastres en orden de afectaciones

Por tanto, insta a que los países adopten un enfoque de gestión para anticipar y evitar los riesgos de las catástrofes en la agricultura.

Acciones para reducir el impacto en Panamá

Durante el año 2020, la agricultura panameña también experimentó pérdidas debido a los efectos de los huracanes Eta e Iota.

Además, hubo vigilancia relacionada a la alerta por plaga de langostas en algunos países de la región.

Virgilio Salazar, de la Unidad Agroambiental y Cambio Climático del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), dijo a TVN-2.com, que se trata de riesgos que difícilmente pueden evitarse, pero se puede reducir el impacto negativo.

Esto, a través de la preparación y la gestión anticipada. “Generalmente la atención está más orientada hacia después de los sucesos y la atención de la emergencia cuando se dan los casos”.

Agregó que el MIDA cuenta con un plan de cambio climático para el sector agropecuario con visión al 2030 y se establecen los parámetros en conjunto con otras instituciones para tomar acciones y medidas de adaptación, mitigación y gestión de los riesgos a través de un comité.

Con este plan se establecen cinco ejes estratégicos y 72 líneas de acción como medio de guía para la acción climática en el sector agropecuario.

Destacó la importancia del manejo sostenible de la tierra, las buenas prácticas, reducción de químicos y manejo de recursos naturales.

El MIDA trabaja en acciones relacionadas a la adaptación del cambio climático, con enfoque de manejo de cuencas hidrográficas y otras prácticas de los sistemas productivos cuando se dan eventos extremos.

En Panamá, son las sequías y las inundaciones las que más pérdidas económicas han tenido en el sector agrícola y ganadero, que han obligado al país a recurrir a créditos extraordinarios para atender las emergencias.

Salazar dijo que es importante el manejo de la información climática y en esa línea se trabaja con la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), primero, estableciendo un sistema de data agroclimática para el sector agropecuario.

En Panamá se han establecido mesas técnicas agroclimáticas en Chiriquí, Herrera, Los Santos, Coclé y Veraguas.

En esa línea estamos también reduciendo vulnerabilidad, gestionando los posibles riesgos que se puedan dar por el posible comportamiento del clima que pueda esperarse”, Virgilio Salazar.

Además, se analizan las posibles enfermedades, porque el clima es importante e incide en el comportamiento de las mismas.

El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) acompaña al MIDA en la generación de modelos de cultivos para áreas de riesgo, como herramienta de análisis de la información climática con un criterio más científico.

Salazar también indicó que trabajan en conjunto con la FAO, con la herramienta de monitoreo de sequía agrícola, que permite tener una alerta temprana. “En este momento estamos calibrando la herramienta en Los Santos, porque la herramienta de imágenes de satélites tiene que calibrar con información de campo”.

Otro de los temas en que se trabaja es en los sistemas de alerta temprana de inundaciones para ser replicados en cuencas de alta vulnerabilidad.

Conozca más de este informe de la FAO aquí.

Si te lo perdiste
stats