Presupuesto, crisis de la CSS y caso Odebrecht ¿Qué tienen en común?

Distribución de presupuesto, aumento de deuda y mala distribución del dinero

El presupuesto del Estado sigue aumentando al igual que la deuda, pero muy por el contrario el gasto en inversión sigue siendo mínimo, lo que podría profundizar más la crisis económica que atraviesa el país, debido a que el interés de la deuda se está aumentando, todo esto ante el desinterés de la Asamblea Nacional donde no parece haber control.

Para el economista Felipe Argote, además de gastar en lugar de invertir, los diputados crean una muralla para blindar a sus familiares, amigos o copartidarios y se aumentan desmesuradamente el presupuesto que se les ha otorgado y esto se replica en las demás instituciones.

Sobre los señalamientos del diputado Benicio Robinson de que hay instituciones que no ejecutan el presupuesto, Argote señaló que, así como en educación ponen miles de obstáculos para que los directores ejecuten su presupuesto, lo mismo pasa con otras instituciones. Y al no ejecutarlo por la incapacidad y burocracia, entonces se traspasa ese dinero a otras para hacer un presupuesto ajustado, lo que realmente es manipulación de cifras.

El economista destacó que Panamá es un país con muchos ingresos, a nivel de Chile y Uruguay, resaltando que es un país rico, repleto de gente pobre, sin la necesidad de que sea así, porque es para que todo el mundo tenga trabajo y no subsidios.

Explicó que, en caso de no aprobarse el presupuesto, entonces para el próximo año se tendrá el mismo de este año, 25 mil millones de dólares.

“Si la Asamblea quiere elevar su presupuesto en 15 millones, pero el Estado aumenta lo que es la parte de planilla en 350 millones adicionales, aquí lo que se está disputando es quién tendrá más nombramientos y activistas porque viene la campaña electoral” — Felipe Argote, - economista

Sostuvo que el Ejecutivo no está tratando de evitar lo que está haciendo la Asamblea, que se están peleando el botín los dos poderes del Estado.

Indicó que las licencias con sueldos, estando trabajando en dos instituciones del Estado no tiene lógica.

Crisis en la Caja de Seguro Social

Argote indicó que lo que sucede en la Caja de Seguro Social (CSS) es que el país en su conjunto no se ha dado cuenta que el mundo ya cambió, manifestando que aquellos que dicen que el informe de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) es lo mismo que ya se ha dicho no han visto el documento, porque es diferente a lo que habían levantado los actuarios que era un insulto a la inteligencia.

Destacó que la OIT puso cifras reales de lo que está sucediendo, pero los empresarios y dirigentes esperaban una receta y no les gustó lo que leyeron por eso lo desmeritan.

Ellos pensaban que la OIT iba a decir que las personas tienen que trabajar hasta los 70 años, tiene que subir y lo que nos han dicho es que no han firmado el convenio sobre Seguridad Social, diciendo que en el 2011 la cobertura era casi 10% más que este año hay menos cobertura, lo que significa que cada vez hay menos gente cotizando en la CSS”, indicó.

Destacó que ya no se puede posponer la situación, asegurando que el informe ha puesto la herramientas y metodología de lo que hay que hacer, sin embargo, aquí se sigue hablando de un sistema solidario que no existe porque se cerró en 2007, y lo que hay son dos sistemas, por lo que no importa que a los del sistema nuevo les aumente la edad de jubilación porque no aportan nada al sistema viejo que ya se cerró.

En consideración de Argote, lo que quieren aquellos que tienen jubilaciones especiales desde hace 30 años es que los que están en el sistema viejo sigan trabajando para ellos seguir cobrando por 15 años más, mientras que los que están en el sistema nuevo cobraran solo un 10 % del último salario.

Agregó que lo que indica la OIT es crear un sistema que establezca el esquema de seguridad social que necesita el país, habla de ajustes en las pensiones, no una mesa donde hay 29 personas sentadas entre trabajadores, empresarios y hasta diputados.

Caso Odebrecht

Sobre lo revelado en la audiencia preliminar del caso Odebrecht, donde los dineros salieron del país, el economista manifestó que ha sido “una desgracia” que se haya llegado a esos niveles sin ser capaces de recuperar ese dinero, mientras que otros países lo han logrado.

Aunque reconoce que recuperar el dinero no resuelve nada, pero sí da un ejemplo a los funcionarios de que si se siguen esos pasos van a quedar presos.

Indicó que, si el caso termina sin condenas, la siguiente explosión social no será de los sindicatos si no de la clase media, porque es la que carga con el mayor peso, la que paga los impuestos, y decir que a la clase media no se les puede dar subsidio al combustible, cuando se pierden miles de millones de dólares en corrupción, cuando la clase media no soporte más, realmente todos vamos a salir perdiendo. 

stats