Crónica de una semana de protestas: ¿Pondrá la mesa de trabajo del gobierno fin al descontento?

Protestas en Panamá

Protestas en Veraguas.
Protestas en Veraguas. / TVN Noticias

Este lunes se cumplen ocho días desde que los gremios docentes decidieron iniciar medidas de fuerza en protesta por el alto costo de los combustibles, la canasta básica, el mal estado de algunas escuelas y otras demandas como el desabastecimiento de medicamentos en la Caja de Seguro Social.

Lo que inició como una protesta docente más, fue tomando fuerza en las calles en todo el territorio nacional, los educadores fueron encontrando apoyo día a día en más gremios, organizaciones, trabajadores, estudiantes, padres de familia y parte de la sociedad civil que se fueron sumando a las protestas bajo el mismo lema “congelar el precio de los combustibles”.

Para el miércoles 6 de julio, los docentes aglutinados en la Asociación de Profesores de Panamá (Asoprof) y otros gremios magisteriales acordaron un paro de labores de 72 horas, mientras que de parte del Gobierno Nacional se anunciaba una reunión con la ministra de Educación Maruja Gorday de Villalobos en la ciudad de Santiago el jueves 7 de julio.

Se instaló la mesa, representantes de diferentes gremios docentes se encontraron con Gorday de Villalobos y otros miembros del Gobierno, pero, para antes del mediodía se anunciaba el fracaso de este primer intento, los docentes se levantaron de la mesa y anunciaron el paro indefinido de labores.

Las razones que dieron los agremiados es que los representantes del Gobierno no presentaron ningún tipo de propuestas para enfrentar el alto costo de la vida, pues ya habían advertido que, de no congelarse los precios del combustible, la medida de paro continuaría.

Por su parte, Gorday de Villalobos manifestó que “preocupa significativamente, que se hayan levantado de la mesa y decretado un paro indefinido. Volvemos a sacrificar a los estudiantes panameños”, lamentó la titular.

Las medidas de protestas se fueron acrecentando en diferentes puntos: Santiago, La Villa de Los Santos, Aguadulce, Penonomé, la capital, La Chorrera y Chiriquí, fueron algunos de los lugares donde se dieron cierre de vías y marchas el viernes 8 de julio.

Pero la situación se tensó más cuando en horas de la tarde de ese mismo viernes, grupos indígenas anunciaban el apoyo a la lucha de los gremios docentes y un nuevo movimiento que nacía en el interior del país denominado Alianza Nacional del Pueblo Organizado (Anadepo).

Los grupos originarios procedieron a cerrar varios puntos como San Juan, Tolé, Viguí, San Félix, Ojo de Agua y Escudo, paralizando por completo el tráfico hacia y desde la provincia de Chiriquí. Cientos de conductores tuvieron que pasar la noche en la calle ante la medida tomada por los protestantes.

Pero el sábado en la mañana, la paciencia de algunos viajeros parecía empezar a colmarse, y en Tolé se enfrentaron con los indígenas hasta lograr reabrir el paso por algunas horas, sin embargo, el cierre seguía en otros puntos.

Mientras todo este escenario desconcertante y de enfrentamientos se daba en la Vía Interamericana, en la Feria de San José de David, la rectora de la Universidad Autónoma de Chiriquí, Etelvina de Bonagas, celebraba su cumpleaños con una gran fiesta en la que participaron docentes, administrativos y estudiantes, como si se tratase de un mundo paralelo.

En el mismo tiempo las protestas no cesaban, en Santiago los docentes hicieron una enorme cadena humana en la Avenida Central, en Herrera marcharon en las calles de Chitré e hicieron un mitin en el parque La Bandera.

Más gremios anunciaban su apoyo a ‘la lucha del pueblo’, uno de ellos fue la Asociación de Médicos, Odontólogos y Afines de la Caja de Seguro Social que le dieron un plazo de 48 horas al gobierno para que diera una respuesta a las demandas, de lo contrario irían a un paro de 48 horas prorrogables. Hay que destacar que el plazo dado al Gobierno vence este lunes.

En tanto que, en horas de la tarde, el Gobierno rompió el silencio y en un comunicado convocó a “una mesa de trabajo”, hoy a las 10:00 am en la ciudad de Santiago, para abordar el tema del alto costo del combustible y la canasta básica de alimentos.c

Las manifestaciones se trasladaron a horas de la noche cuando en Las Tablas, Aguadulce, La Villa de Los Santos, Penonomé, Natá, David, Santiago, La Chorrera y Changuinola los docentes y parte de la sociedad civil realizaron una vigilia.

El domingo las protestas continuaron en varios puntos como Ocú, Natá, Santiago y por su puesto la Vía Interamericana hacia Chiriquí continuó bloqueada por los indígenas, pero esta vez de forma flexible, dejando circular a los autos por 30 minutos cada 4 horas, según explicó el vocero de los indígenas, pero advirtió que a partir de hoy sería indefinido el cierre.

Además, la Asociación Nacional de Enfermeras emitió un comunicado donde expresaban su solidaridad con la lucha, se declaraban en estado de alerta y analizarían la situación del país.

Por su parte, el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (Suntracs) en conferencia de prensa indicaban que el miércoles 13 de julio realizarían un paro de advertencia de 24 horas en apoyo al movimiento y, además, afirmaban que sí se habían reunido con el vicepresidente José Gabriel Carrizo, algo que fue negado por Presidencia, por lo que pidieron a Carrizo "ser serio".

Para este lunes se esperan protestas a nivel nacional de parte de los gremios docentes, trabajadores, y sociedad civil, mientras que las expectativas se centran en los resultados de la mesa de trabajo que se instalará en la provincia de Veraguas para atender la situación.