Denuncian que la vida de pacientes con insuficiencia renal crónica está en riesgo

Salud en Panamá

El retraso en la colocación de fístulas y el agotamiento vascular son dos de los riesgos a los que se exponen los pacientes que reciben hemodiálisis.

El 90% de los pacientes entran al programa de hemodiálisis de forma urgente, este acceso se realiza a través de catéteres. Una vez estabilizado el paciente, se le ofrece un acceso vascular permanente tipo fístula o injerto arterio - venoso, aseguró el coordinador de hemodiálisis.

Solo en el distrito de Aguadulce, provincia de Coclé, hay 80 pacientes con más de dos años en la lista de espera para recibir una fístula.
Solo en el distrito de Aguadulce, provincia de Coclé, hay 80 pacientes con más de dos años en la lista de espera para recibir una fístula. / Pixabay
Urania Molina - Corresponsal digital
07 de julio 2022 - 00:07

Ciudad de Panamá/Los pacientes con insuficiencia renal crónica, una enfermedad que se caracteriza porque los riñones dejaron de funcionar, la están pasando mal. Algunos se quedaron sin capacidad vascular para colocarse un catéter y otros llevan años esperando una cirugía arteriovenosa, es decir la colocación de una fístula o acceso permanente para hacerse una hemodiálisis.

El dirigente de los pacientes con insuficiencia renal crónica del interior del país, Bolívar Márquez, denunció que existen entre 400 y 600 pacientes en todo el país que esperan por una operación para colocarse una fístula, mientras que el 30% de este mismo grupo no tienen venas para colocarlas (agotamiento vascular) lo que los pone en riesgo de morir.

Acuerdo para colocación de fístulas

Márquez expresó que solo en el distrito de Aguadulce, provincia de Coclé, hay 80 pacientes con más de dos años en la lista de espera para recibir una fístula y que gracias a un acuerdo que suscribieron con las autoridades de la Caja de Seguro Social (CSS), 50 podrán tener acceso al salón de operaciones. El resto no podrá hacerlo porque están bajo la cobertura del Ministerio de Salud (Minsa).

En una reunión virtual con el director de la CSS, Enrique Lau, acordaron realizar las cirugías de manera ambulatoria. Los pacientes se los ponen en el día y regresan a sus casas”, dijo el vocero de los pacientes, quien además mantiene viva la esperanza de poder ayudar a los pacientes no asegurados, aunque reconoce que no será fácil, porque no existe en el área metropolitana un convenio con este propósito entre la CSS y el Minsa.

Director de la Caja de Seguro Social, Enrique Lau Cortes.
Director de la Caja de Seguro Social, Enrique Lau Cortes. / Cortesía

De hecho, Márquez aseguró que en el país existen entre 400 y 600 pacientes pendientes de una cirugía arterio - venosa, es decir, la colocación de una fístula y añadió que la falta de acceso a la cirugía pone en riesgo la vida de estos pacientes, porque tienen que recurrir a procedimientos que le provocan infecciones. “Algunas van directo al hígado, es muy peligroso, se infectan mucho y afectan a este órgano”, dijo.

Otras de las aspiraciones del dirigente de los pacientes renales del interior del país es que tanto la CSS como el Minsa trabajen en un convenio para beneficiar a los que cuentan con venas para colocarse una fístula. En este caso lo que buscan es tener acceso a un catéter que se llama HIRO.

“La CSS los está comprando, pero en muy pocas cantidades porque cuestan aproximadamente 10,000. El año pasado especialistas cardiovasculares fueron entrenados en Aguadulce por similares de Estados Unidos en la colocación de estos catéteres”, indicó.

Márquez aseveró que estos catéteres les dan una oportunidad de vida al 30% de los pacientes que no cuentan con venas.

Sede central del Ministerio de Salud.
Sede central del Ministerio de Salud. / Cortesía

CSS responde

El coordinador nacional de Hemodiálisis. Régulo A. Valdés, explicó que la hemodiálisis es un procedimiento que reemplaza la función de los riñones para el cual es necesario tener acceso a grandes volúmenes de sangre que pasan por un filtro (riñón artificial) y son retornados al paciente con menos toxinas (depuración).

No obstante, como el 90% de los pacientes entran al programa de hemodiálisis de forma urgente, este acceso se realiza a través de catéteres. Una vez estabilizado el paciente se le ofrece un acceso vascular permanente tipo fístula o injerto arterio - venoso.

Este procedimiento es realizado en el salón de operaciones por un cirujano cardiovascular, explicó el médico.

Agregó que actualmente los pacientes que requieren acceso permanente son alrededor del 70% según datos de la Coordinación Nacional de Hemodiálisis; esto se debe a que durante la Pandemia del SARS-CoV-2 (COVID-19), los salones de operaciones estaban cerrados para cirugías electivas, luego a poca disponibilidad de cupos quirúrgicos y muchos pacientes rechazan el procedimiento prefiriendo quedarse con los catéteres.

En relación a los catéteres que tienen conexión con el hígado, Valdés expresó que en este caso Márquez se refiere a los catéteres trans hepáticos de hemodiálisis, los cuales se utilizan cuando ya se han agotado los lugares donde colocarlos, es decir, que existe un agotamiento vascular.

En este caso aseguró que es una mínima cantidad de pacientes que necesitan este acceso, ya que esta situación sucede luego de muchos años de estar en hemodiálisis. Añadió que por lo general ocurre en pacientes que se han negado a realizar un acceso vascular permanente, ya sea una fístula o injerto arterio - venoso.

Además, aclaró que la CSS sólo puede atender a pacientes no asegurados en las áreas de convenio entre el CSS - MINSA. El área metropolitana no está incluida en dicho convenio.

Edificio de la Caja de Seguro Social (CSS).
Edificio de la Caja de Seguro Social (CSS). / Foto/Archivo

Valdés también se refirió al procedimiento llamado HIRO que mencionó Márquez y explicó que se usan para lograr accesos vasculares en pacientes con agotamiento vascular.

Este dispositivo que se conoce como HIRO es una combinación entre un injerto y un stent venoso recubierto para lograr la patencia de la vena cava superior y así permitir realizar las hemodiálisis. La Caja de Seguro Social ha colocado este tipo de dispositivo a los pacientes que lo requieran”, aseguró.

También dijo que con la apertura del Instituto Cardiovascular y el Instituto de Nefrología, ya se está realizando un plan nacional maestro para poder resolver la mora de accesos vasculares.

La enfermedad considerada la próxima pandemia afecta a 697 millones de personas en el mundo, 29% más que hace 30 años atrás. El envejecimiento de la población junto a la aparición de enfermedades no transmisibles se supone ayuda a su aparición y detección en etapas avanzadas. Se calcula que anualmente la enfermedad le cobra la vida a 1.2 millones de personas.