Lava Jato, otro caso de alto perfil que es víctima de las tácticas dilatorias

Ayer al Teatro Balboa no asistieron cuatro abogados: dos de ellos presentaron incapacidad médica y los otros fueron multados por ausentarse.

Audiencia preliminar por caso Lava Jato
Errol Caballero - Corresponsal digital
02 de junio 2021 - 06:01

Ciudad de Panamá/Con la mirada hacia abajo, casi irreconocible bajo la mascarilla y el traje con saco oscuro, el abogado Ramón Fonseca Mora abandona lentamente del Teatro Balboa -devenido en juzgado para casos de alto perfil, como el del “Lava Jato”- y se acerca a un puñado de periodistas agrupados en un rincón de acera, el único espacio disponible que quedó después de que la policía estableciera un perímetro con rejas móviles.

Nuevamente el socio fundador de la extinta firma Mossack Fonseca invoca el rayo ante la prensa. La primera vez fue en 2017, cuando lo hizo para imprimir dramatismo a sus acusaciones contra el expresidente Juan Carlos Varela. “Que me caiga un rayo si hay algo contra nosotros”, afirmó ayer luego de que la fiscal Isis Soto anunciara una nueva fecha para la realización de la audiencia preliminar en el caso “Lava Jato”: marzo de 2022.

Al tiempo que despotrica contra sus antiguos compañeros de gobierno y de partido, Fonseca Mora cuestiona la solidez del caso armado por el Ministerio Público, el mismo que la fiscal se proponía sustentar ante el Juzgado Tercero Liquidador. Minimiza la acusación de lavado de dinero aduciendo que se trataba de “abogados cobrando sus honorarios por la venta de una sociedad anónima”.

La justificación esgrimida por él y por su socio, el alemán Jürgen Mossack, se basa en que las 250 mil sociedades anónimas que el estudio jurídico vendió durante 40 años fueron adquiridas por banqueros, abogados y otros profesionales, quienes eran los que terminaban lidiando con los beneficiarios finales. La generación de sociedades en Panamá y en otras jurisdicciones se hacía a escala industrial, en una época en la debida diligencia no era un imperativo legal, señaló Fonseca Mora.

Ayer al Teatro Balboa no asistieron cuatro abogados: dos de ellos presentaron incapacidad médica y los otros fueron multados por ausentarse, afirmó Soto. Es un escenario recurrente. En abril pasado, once juristas fallaron en asistir a la audiencia preliminar en la causa conocida como “Blue Apple”, donde algunos de los acusados también enfrentan cargos por lavado de dinero.

De acuerdo con Carlos Barsallo, presidente del capítulo local de Transparencia Internacional, una reforma al Código Judicial que data del 2001 regula el establecimiento de fechas alternas ante la eventualidad de que la audiencia no se realice en la primera convocatoria. La idea era evitar que el proceso de notificación comenzara desde cero. Además de acarrear advertencias de inconstitucionalidad, la iniciativa ha ido en menoscabo de la importancia que debe revestir la fecha original.

Dado que el Código de ética y responsabilidad profesional del abogado en su artículo cuarto señala que “el abogado se abstendrá de toda gestión puramente dilatoria que entorpezca el desarrollo normal del procedimiento”, Barsallo recomienda que se investigue si las ausencias de los miembros del equipo legal son justificadas o no. Subraya que no existen fórmulas legales para evitar lo que en esencia es atribuible a la cultura del juega vivo que predomina en la sociedad.

El asunto es que el juez tiene que tomar el control”, comenta el abogado Ernesto Cedeño. Argumenta que uno de los mecanismos que existen para asegurar la comparecencia de los imputados y de que las causas avancen es nombrar abogados sustitutos en caso de que los designados por los procesados se ausenten de forma reiterada.

El jurista añade que es necesario que se ponderen los tiempos de prescripción correspondientes a cada delito ante este tipo de tácticas dilatorias. En el caso del blanqueo de capitales, la pena máxima es de 12 años, lo que equivale al tiempo para su prescripción.

Si bien Fonseca Mora y Mossack no deberán retornar al Juzgado Tercero Liquidador por el caso “Lava Jato” hasta marzo del 2022 tendrán que hacerlo por la causa vinculada a los “Panama Papers”, que está programada para arrancar el 20 de septiembre en el Palacio de Justicia Gil Ponce. Otro caso de blanqueo de capitales que deberá evacuar el Órgano Judicial.

Si te lo perdiste
stats