TVN plus En vivo

El primer ascensor de la ciudad de Panamá tiene 110 años y todavía funciona

Historia en Panamá

Composición de detalles del primer ascensor de Panamá.
Composición de detalles del primer ascensor de Panamá. / AAN

El 10 de agosto de 1912 se inauguró en el lujoso edificio del estudio fotográfico C. Endara, ubicado en calle A en San Felipe, el primer ascensor eléctrico y de pasajeros que tuvo la ciudad de Panamá y todavía, 110 años después, funciona perfectamente.

Fue construido por la empresa Otis Elevator Company de Nueva York con especificaciones del reconocido fotógrafo Carlos Endara Andrade, sin duda alguna un personaje de su época con espíritu innovador e inquieto. El ascensor se diseñó para su nueva residencia y estudio fotográfico, que pronto se convirtió en un símbolo de la modernidad de la ciudad.

Siempre me resulta muy emocionante visitar los lugares en donde pasaron tantas cosas por primera vez. El estudio fotográfico C. Endara fue el primer edificio de esa altura en la ciudad (siete niveles), fue el primer local en vender cámaras y productos Kodak y tuvo el primer ascensor de la ciudad. Además, Endara está entre los primeros que tuvieron un automóvil en Panamá.

En un texto para la inauguración de la Casa Museo Endara en el 2009, el arquitecto Eduardo Tejeira describe la pasión de Endara por las innovaciones tecnológicas de la siguiente manera: “En el centro, a un costado de la pared medianera, se encuentran la escalera y el célebre ascensor Otis, muy comentado en la sociedad capitalina de la época: fue instalado en 1912 y aún funciona. En toda la casa, es el objeto que mejor refleja la fascinación de Carlos Endara por gadgets de última tecnología en Panamá, nadie tenía un ascensor en su propia residencia”.

Casa Museo Endara
Casa Museo Endara / AAN

Un personaje de su época

Carlos Endara Andrade quien nació en Ecuador llega a Panamá en 1886. Como tenía estudios de arte, consiguó trabajo como dibujante de en la Compañía Universal del Canal Interoceánico de Panamá.

 Para ese tiempo, la fotografía todavía era un invento novedoso con el cual empieza a experimentar tras conocer al fotógrafo francés F. Blanc. Rápidamente se asocia con Epifanio Garay y establecen el estudio de pintura y fotografía Garay & Endara en 1888.

 En 1889, ya la fotografía era una actividad ritual muy arraigada en la sociedad panameña. Por lo que ante el crecimiento del negocio, Carlos envía por su hermano Victoriano que seguía en Ecuador para ayudarlo y es quien se hace cargo del estudio, que en ese momento estaba ubicado en la avenida Norte (entonces carrera de Córdona Nº12), entre 1899 y 1904 cuando Carlos estaba en París especializándose en técnicas fotográficas.

 A su regreso al Istmo, un año después del establecimiento de la nueva república, inicia una de las más importantes carreras fotográficas, registrando a los más destacados personajes de la época, los cambios más significativos en la transformación de la ciudad y los aspectos culturales más determinantes en la construcción de la diversidad que caracteriza, ya desde el inicio de la república, a la sociedad panameña.

Endara fotografió el Panamá de finales del siglo XIX y de la primera mitad del siglo XX. Fotografió muchísimo por lo que su trabajo fotográfico es considerado por historiadores del arte de vital importancia para la memoria histórica del país.

Detalle del motor.
Detalle del motor. / AAN

El primer ascensor de la ciudad

El ascensor fue el resultado de una negociación de varios años iniciada en septiembre de 1909 directamente por Carlos Endara, cuando escribió a Otis Elevator Company de Nueva York, explorando la posibilidad de dotar de un ascensor eléctrico para pasajeros al edificio en que pensaba instalar su residencia y su nuevo estudio fotográfico.

De acuerdo con Mario Lewis Morgan, director de la Casa Museo Endara, en enero de 1909 había empezado la construcción de un lujoso edificio que estuvo concluido en diciembre sobre un terreno localizado en Calle A. La apertura formal del nuevo estudio de fotografía fue en enero de 1910.

La nueva residencia formaba un conjunto con otras dos casas, construidas paralelamente y muy parecidas en tamaño y fachada cuyos dueños eran el empresario y político Ernesto T. Lefevre y el comerciante Carlos W. Müller.

De acuerdo con un artículo del arquitecto Eduardo Tejeira Davis en una publicación realizada para la inauguración de la casa museo, “la obra fue dirigida por Carlos Endara y su hermano Victoriano dotando al inmueble de todas las características tanto arquitectónicas como del estilo de vida ‘moderno’ de la época”.

También señala que, “en la fachada se leen cuatro niveles, pero en realidad hay siete: un sótano, cuatro pisos completos, un ático escalonado y un altillo. Es posible que la Casa Museo Endara haya sido el primer edificio en altura del país”.

Tal y como detalla Mario Lewis Morgan en la revista Épocas Segunda Era, el nuevo estudio fotográfico constaba de una planta baja donde estaba el almacén de ventas de los equipos fotográficos, entre ellos, las primeras cámaras Kodak. En el primer alto se ubicó el consulado de Ecuador a cargo de Victoriano Endara. En el segundo alto estaba la residencia de Carlos, un taller de enmarcado y ampliaciones, además del cuarto oscuro. Y en el tercero se encontraba el lujoso estudio donde el artista tomaba sus retratos y un salón de descanso.

Placa conmemorativa
Placa conmemorativa / AAN

Llegada e instalación del ascensor

En la misma publicación Lewis Morgan describe la detallada correspondencia entre el fotógrafo y la compañía sobre las especificaciones del ascensor, costos, diseño y fechas para la entrega.

En este intecambio se hace evidente el interés de la empresa por la instalación del aparato en nuestro país. En una carta con fecha enero 24 de 1911 escrita en español, se lee lo siguiente: “por la presente le suplicamos tengan la bondad de manifesternos las probabilidades de obtener la orden del ascensor para su edificio. Por el contenido de nuestra anterior comprenderán estamos deseosos de ver dicho ascensor instalado y esperamos hayan decidido condecernos la orden”.

La orden fue puesta al mes siguiente junto con un giro por $500.00 que era el primer pago de tres acordado por la empresa y el fotógrafgo. El costo total del ascensor fue de $1,375.00.

Después de varias cartas con cambios a las especificaciones, finalmente en junio de 1911 Carlos Endara escribió:

“Me es grato comunicarles que desde hace una semana recibí todas las cajas que contienen el asecensor y que Uds. embarcaron el S.S Panamá que salió de esa el 24 de junio y que todo el material ha llegado en buenas condiciones”.

Y luego de varios meses enfrascados en los planos, adecuaciones al espacio, las instalaciones eléctricas necesarias y la participación de varios profesionales entre electricistas y demás, finalmente consiguieron hacerlo funcionar.

Fue así que el 10 de agosto de 1912 se inauguró oficialmente el ascensor y como recuerdo se le colocó una placa de bronce que dice: “Este ascensos el primero en el Istmo de Panamá, lo inauguraron los ecuatorianos endara , en su propio eidifico el 10 de agosto de 1912. Recuerdo del padrino J. Cueva García, Ministro del Ecuador”.

Por su parte, la publicación The Indicator de la empresa Otis en Nueva York destaca en su edición de julio de 1913 “la puesta en funcionamiento del primer ascesor eléctrico enla ciudad de Panamá y tal vez en toda la república”.

Estudio de Carlos Endara en la casa museo.
Estudio de Carlos Endara en la casa museo. / AAN

La Casa Museo Endara

En 1998 se inician los trabajos de rehabilitación de la casa de Carlos Endara Andrade para convertirla en un museo liderados por Mario Lewis Morgan, quien había recuperado con el apoyo de las hijas del fotógrafo parte del mobiliario y objetos de la casa, pinturas, documentos y sobre todo la cámara del estudio y demás equipo utilizado para desarrollar su obra.

Una de las primeras consideración fue la necesidad de rescatar el ascensor que tenía “más de tres décadas de estar inmovil”.

Para esto Mario recurrió a la empresa Otis S.A. “Se mostraron felices de conocer la existencia del ascensor y dispuestos a ayudar con el proyecto. En diciembre de 1998, el señor Luis Felipe Lee, junto a Ignacio Herrera y Miguel Conte visitan la Casa Endara, reconoce la importancia histórica del aparato y de su crucial ubicasción en San Felipe, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Acuerdan ponerlo a trabajar. Por fortuna habían sobrevivido los planos con fecha de junio y julio de 1911, y otros documentos del ascesor utilizados por Carlos Endara durante la instalación del aparato. Después de varios meses la histórica máquina vuelve a funcionar”.

Subir en ese ascensor hasta el magnífico estudio de Carlos Endara es una experiencia extraordinaria.

Se trata sin lugar a dudas de un símbolo de la modernidad que marcó la primera mitad del siglo XX en Panamá. A través de las fotografías de Carlos Endara Andrade podemos ver a una sociedad abierta a los cambios, que se apropiaba rápidamente de la tecnología y que asumía de manera natural las ideas que circulaban a través del Istmo proveniente de todas partes del mundo.

La Casa Museo Endara cuenta una importante historia de nuestro país, desde todo punto de vista se trata de un eslabón más de la cadena en la conservación de nuestra memoria histórica y que nos acerca más a entender nuestra identidad como nación.

 Solo conociendo el pasado podremos entender nuestro presente.