TVN plus En vivo

Aumento de menores indigentes enciende las alarmas: ¿Qué está pasando?

Incremento de menores habitantes de las calles genera preocupación / Redacción de TVN Noticias

El flagelo de la indigencia se ha convertido en un problema de salud pública en pleno centro de la ciudad capital, en la que ahora se ven arrastrados niños y jóvenes presos de la drogadicción. La falta de fondos y la enorme burocracia del Estado hacen que fundaciones y organizaciones ya no se den abasto ante el incremento de estas personas en condición de calle, especialmente de menores de edad.

Luego que la semana pasada corriera por las redes sociales, un video de un menor de edad comiendo de un contenedor de basura, las alarmas sobre el aumento de niños y jóvenes indigentes afectados por el consumo de drogas y la prostitución se han encendido entre las autoridades y las organizaciones dedicadas a darle atención a estas personas, pues aunque el problema no es nuevo, es evidente que en los últimos meses se viene viendo con mayor frecuencia en varios sectores de la capital.

Ariel López, director del Centro de Orientación San Juan Pablo II, señaló que en lo que va del 2022 han podido retirar de las calles al menos ocho menores entre varones y niñas relacionados al consumo de drogas y al trabajo sexual.

Aseguró que en los grupos de ayuda de la fundación cada vez más están llegando niños desde los 10 años en adelante con problemas de adicción a la marihuana, cocaína y el alcohol.

López indicó que durante el proceso de rescate han podido constatar que los jóvenes oscilan entre los 15 y 17 años, algunos con problemas graves de drogadicción o indigencia y otros dedicados a la prostitución. Una vez logran retirarlos de las calles, inmediatamente se da aviso a las autoridades para iniciar el proceso de evaluaciones y remitirlos a sus familias o en su defecto, a instituciones gubernamentales.

Respecto a las razones que llevan a estos adolescentes a vivir en indigencia, López dijo que son varios los factores, sin embargo, entre las principales se destacan: la ansiedad por consumir drogas, déficit de atención, violencia intrafamiliar, deserción escolar, abandono de la familia, nula afectividad, exposición al consumo a través de su entorno, entre otros.

Sobre los fondos públicos que reciben fundaciones y organizaciones que atienden esta problemática, López señaló que el Ministerio Público a través de la Comisión Nacional Relacionado a los Delitos con Drogas posee un fondo para subsidiar programas de prevención y tratamiento, sin embargo, asegura que lleva años congelados. 

La falta de recursos ha ocasionado que muchas de estas organizaciones hayan dejado de implementar sus programas de prevención en las comunidades, una situación que incluso los ha llevado al límite de sus capacidades ante el incremento de jóvenes en situación de calle.

"Estamos hace 7 años esperando un fondo para poder trabajar a nivel nacional en los barrios, comunidades, y escuela, y llevar ese mensaje preventivo que es lo que va ayudar a disminuir este flagelo”.

López finalizó diciendo que mientras el gobierno se la pasa en reuniones viendo estadísticas sobre el aumento de drogas, las organizaciones criminales aprovechan la vulnerabilidad de los niños y jóvenes para atraparlos y hacerlos parte del microtráfico de drogas hasta convertirlos en esclavos de las adicciones.

Si te lo perdiste
stats