¿A qué se dedicaba Gilberto Ventura mientras vivió en Costa Rica?

Las operaciones de Gilberto Ventura en Costa Rica
Kelyneth Pérez
27 de septiembre 2017 - 20:42

Las autoridades costarricenses establecieron que desde el primer día en que pisó el país, tras huir de Panamá, el dominicano Gilberto Ventura Ceballos estuvo respaldado por una organización criminal formada por colombianos, que lo ayudó a conseguir la cédula falsa.

Incluso equipo de inteligencia del vecino país determinó que Ventura –acusado del asesinato de cinco jóvenes en La Chorrera- se sometió a otra operación para cubrir cicatrices por quemaduras que se hizo hace años para borrar sus huellas digitales.

En esta ocasión tomaron parte de la piel de los dedos del pie para colocárselas en las yemas de los dedos de las manos.

Por meses vivió en un área exclusiva de playa rodeado de facilidades económicas haciéndose pasar por un empresario exitoso.

“Aquí tratan de venir a esconderse”, reconoció Tobías Murillo, el alcalde de Garabito, el municipio al que pertenece Jacó, el pueblo donde se escondió Ventura. En este caso, dice el gobernante, “había comprado una compañía de venta de repuestos y lavaautos”.

El comerciante

TVN Noticias visitó cada uno de los locales que administró durante su estadía en Jacó. Una mujer que según los investigadores costarricenses era la pareja de Ventura Ceballos nos atendió en una tienda de auto repuestos y aseguró que no lo conocía.

Fríamente le preguntó a cada uno de los trabajadores si lo conocían mientras les mostraba la fotografía de Ceballos.

Otro de los negocios que administraba junto a un colombiano era una estación de combustibles, de las más visitadas en Jacó. También estuvo a cargo de una tienda de comida, dos lavaautos y dos talleres de autos.

El extorsionador

Además de los negocios lícitos Gilberto Ventura Ceballos tenía otro trabajo, según una fuente ligada a la investigación: era el encargado de recuperar el dinero que algunos empresarios no le pagaban a la organización criminal que lo respaldó.

Cobraba lo que se conoce como “cuota a cuota”, su currículo de secuestrador y asesino inspiraba terror en los deudores.

Ventura sabía que en cualquier momento iba a ser reconocido, por eso siempre optaba por estar cabizbajo, pasando bajo perfil. Y así fue encontrado: una gorra cubría su rostro cuando salía de una tienda de repuestos que tenía cámaras de seguridad.

“Debíamos tener certeza que era la misma persona. Comparar cicatrices… mandamos la información a Panamá y vimos la retroalimentación y cuando nos percatamos que estábamos frente a esa persona lo pusimos en aviso”, dijo Jorge Torres, subdirector del Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica.

La captura

Ese momento en que Ventura fue capturado quedó grabado en un video que TVN Noticias obtuvo de forma exclusiva. Fue detenido por agentes encubiertos de la Dirección de Inteligencia y Seguridad de Costa Rica en compañía del Organismo de Investigación Judicial.

Ventura, que se hacía llamar Carlos Aguirre, llevaba brochas y pinturas en la mano. Al llegar a su vehículo un agente lo llamó por su verdadero apellido.

Y al escuchar que le dicen Ventura se voltea respondiendo al llamado. Es entonces cuando los agentes encubiertos que estaban en otro auto se bajan y otros tres tratan de neutralizarlo y esposarlo.

“Quedó prensado… le dijeron que si no estaba golpeado o algo. Le tomaron foto a la cara, huellas digitales”, relató un testigo.

El hombre estaba utilizando el mismo modus operandi que en sus delitos anteriores.

El 30 de noviembre del 2004 Ventura se escapó de la cárcel de Najayo en República Dominicana, tras el secuestro de un comerciante chino. Con el dinero viajó a Panamá, donde se le acusa de haber asesinado a los adolescentes chorreranos.

En diciembre de 2016 se fugó y llegó a Jacó. Ahora las autoridades costarricenses han iniciado una segunda fase de investigación para determinar si Ventura también delinquió en su país.

Si te lo perdiste
stats