Lorena Castillo no confía en el sistema, propone piquetear si no se hace justicia

Lorena Castillo habla en exclusiva en TVN / TVN Noticias

La primera dama, Lorena Castillo de Varela le habló sin pelos en la lengua a la periodista Castalia Pascual durante Noticias AM. Se refirió a controversiales temas como el cuestionado sistema judicial, las acusaciones de lentitud de la gestión del Gobierno de su esposo, la polémica por la campaña de la cinta rosada así como su ácida conducta en redes sociales.

Cuando se le preguntó por el caso del expresidente de la República, Ricardo Martinelli y el calificativo de persecución política Castillo de Varela respondió: "Me parece una falta de respeto decir que es persecución política, la gente no es boba aquí sabemos perfectamente lo que ocurrió, si en Suiza tenemos una investigación por ejemplo. Hay muchas pesquisas a nivel internacional que indican exactamente lo que hay aquí en Panamá".

Pero, esto es absolutamente responsabilidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en donde ellos, los magistrados, no cumplan vamos a ir todos como panameños allá a piquetearles, para que hagan las investigaciones como se tienen que dar, puntualizó.

Fue más allá en sus cuestionamientos porque declaró que no confía en el sistema de justicia.

Sus comentarios surgieron luego de la pregunta sobre el fallo de la CSJ que archivó el expediente por blanqueo de capitales seguido a allegados del exmagistrado Alejandro Moncada Luna.

"Absolutamente no, yo siento que ellos saben lo que tienen que hacer y que tienen que cumplir porque el país los está mirando". No puedo decir que tenemos un sistema de justicia funcional, perfecto y limpio creo que lo van a tener que demostrar, así de categórica fue Castillo de Varela.

Gobierno lento

La entrevista de la primera dama fue muy variada y entre tantos temas que se discutieron hubo algunos más contundentes que otros.

Por ejemplo, cuando se le mencionó qué pensaba de la etiqueta de lentitud que arrastra este Gobierno señaló que el pueblo estaba acostumbrado a un Gobierno desenfrenado que hizo las cosas muy mal.

Explicó que hubo muchos asuntos que arreglar cuando el panameñismo llegó al poder, en todo momento destacó que los funcionarios no están robando a diferencia del pasado cuando se destaparon grandes escándalos de corrupción.

La primera dama adoptó una postura compleja porque defendió la gestión de su esposo asegurando que todo quieren que él lo resuelva, pero a la vez dijo lo siguiente: Muchos decían que yo sería la que mandaría en este Gobierno, pero es Juan Carlos Varela el que manda, porque si fuera yo habría hecho muchas cosas diferentes, muchos cambios pero al presidente hay que respetarlo, resaltó.

Comportamiento en redes sociales

La primera dama no contuvo la carcajada cuando se abordó la manera tan ácida como a veces se expresa en redes sociales.

Justificó su comportamiento alegando que es una panameña que tiene derecho a opinar, que ella escoge sus batallas, que no le importa si se meten con ella pero cuando le tocan temas que son del bien común entonces reacciona.

Por supuesto, que el presidente Varela le gustaría que ella fuera más tranquila, indicó, pero que igualmente él respeta su forma de ser y sus opiniones.

Destacó que no se puede tener miedo, pensar en el qué dirán, que porque se ocupa el cargo de primera dama no se puede opinar.

Fue casualmente en las redes sociales que recibió una ola de críticas y ataques por haber invertido 300 mil dólares en la campaña de la cinta rosada, que incluyó la colocación de una carpa transitoria sobre la India Dormida, en la provincia de Coclé.

Dijo que no entiende cómo se puede cuestionar una iniciativa como esta.