Pilotos del Canal y la ACP chocan por contrato de alquiler de remolcadores

Remolcador de Meyer's prestando servicio a un buque.
Remolcador de Meyer's prestando servicio a un buque. / Tomada de meyersgroup.com

El gremio de prácticos del canal pidió este jueves a la Contraloría auditar un contrato que firmó la Autoridad del Canal (ACP) con la empresa Meyer’s Group para remolcar barcos en las entradas del mar, bajo la sospecha de que se incurrió en “lesión patrimonial”.

Londor Rankin, secretario de la Unión de Pilotos del Canal, dijo que el Canal contrató el 22 de julio de 2016 a Meyer’s para remolcar barcos que salían de las esclusas de Miraflores, Cocolí, Gatún y Agua Clara, por seis meses, pero que la compañía también se dedicaba a dar soporte a los barcos en su proceso de entrada a las cámaras del canal.

“Se estaba pagando por un servicio que no estaba contemplado en el contrato”, dijo Rankin.

En septiembre pasado, agregó, con una reforma al contrato, fue cuando la ACP oficializó las nuevas tareas de la empresa contratista.

Según Rankin, el contrato es por $7.1 millones, y ha recibido tres prórrogas: la primera, de enero a abril; la segunda, de mayo a julio (la actual); y la última que empezará a regir en agosto.

Voceros de la ACP rebatieron que el contrato con Meyer’s es de sólo $2.8 millones, y en un comunicado enviado a TVN Noticias calificaron la acción de los prácticos como “irresponsable”.

“Los contratos que denuncian falsamente el sindicato de prácticos, al igual que todos los procesos de adquisición de bienes y servicios del Canal de Panamá, son sujetos del examen y control riguroso de las instancias internas de auditorías, incluyendo la del Fiscalizador General, de auditores externos y de la propia Contraloría”, agregó la entidad.

Los prácticos y la ACP coinciden en que Meyer’s no presta servicio permanentemente. El Canal dice que son “asistencias eventuales”, que representan el 0.3% de las asistencias que se hacen, y los pilotos de barcos sostienen que lo hacen 240 horas mensuales.

Meyer’s confirmó en enero pasado que había comprado “dos poderosos” remolcadores de una marca holandesa, para dar asistencia a buques neopanamax, que pasan por las nuevas esclusas de Cocolí y Agua Clara. Esto haría que su flota llegase a 11 barcos. La ACP tiene 46.

Los operan con personal propio. Y esto también es otro punto de conflicto entre los prácticos y la ACP.

Los primeros dicen que los tripulantes contratados por Meyer’s “no cuentan con la pericia y capacitación, y no conocen con plenitud la operación del canal, ni la jerga técnica”.

La administradora del canal sostiene, por su lado, que todos estos trabajadores deben ser panameños, tener licencia de la Autoridad Marítima, ser autorizado por la Junta de Inspectores de la ACP y “cumplen con las capacitaciones y pruebas prácticas en los respectivos equipos”.