TVN plus En vivo

Alerta en los campos ante la influenza aviar y la rabia bovina

La fiebre aviar se transmite por las aves.
La fiebre aviar se transmite por las aves. / Foto cortesía: Pixabay

Panamá/Con la influenza aviar a 20 kilómetros de la frontera entre Panamá y Colombia, y brotes de la rabia bovina en las provincias de Coclé, Panamá Este y Oeste, el sector agropecuario nacional se encuentra en estado de alerta, mientras que las autoridades del sector contemplan planes de acción para enfrentarlos.

La influenza aviar está presente en Acandí, departamento del Chocó, y pudiera avanzar hacia el territorio panameño, sobre todo en estos meses en que algunas especies de aves que migran son hospederas de este virus.

Para tratar de evitar una situación desfavorable que pueda mermar la avicultura nacional, que representa el 25% del Producto Interno Bruto agropecuario, aportando un valor por encima de los $350 millones, se está reforzando la vigilancia epidemiológica en la frontera, informó Cecilia Escobar, directora de Salud Animal del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA).

En Panamá existen 466 fincas avícolas distribuidas en ocho provincias, que el año pasado produjeron 108 millones de aves, concentradas en un 70% en las provincias de Panamá Oeste, Panamá Este y Veraguas.

Luis Carlos Castroverde, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (Anavip), sostuvo que coordinan con las autoridades de Salud Animal del MIDA la activación de un protocolo sanitario.

Agregó que este protocolo está contemplado en el Manual de Emergencias que establece las medidas de vigilancia, prevención y control que se debe implementar en estas circunstancias.

“La Anavip también está en comunicación frecuente con la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, que han informado que no se han detectado nuevos brotes” en su territorio.

Aunque el peligro gravita, hasta el momento en Panamá no se ha detectado ningún caso de influenza aviar, ni ningún evento sospechoso a nivel de las granjas industriales, ni domésticas, afirmó Castroverde.

Bovinos.
Bovinos. / Foto cortesía: Pixabay

Rabia bovina en los potreros

Por otra parte, se tiene que desde el 2019 se ha incrementado en el país el número de casos de rabia bovina, enfermedad causada por los murciélagos hematófagos, que hoy día está presente en las provincias de Coclé, Veraguas, Panamá Este y Panamá Oeste.

Lo peligroso de esta enfermedad es que es una zoonosis, o sea, transmisible del animal al hombre.

La necesidad de aumentar las capturas de los murciélagos hematófagos, ligado a que las vacunas requieren de una cadena de frío que muchas veces se pierde, han incidido en el aumento de esta enfermedad, señaló la directora de Salud Animal del MIDA.

Detalló que muchas veces los ganaderos solo vacunan al ganado adulto, obviando a los terneros, haciéndolos susceptibles a la mordedura de los murciélagos, que cada día se acercan más al hábitat de los humanos.

Uno de los casos detectados se dio en Ranchería, a solo 1.2 kilómetros de La Pintada, en la provincia de Coclé, mientras que el sector más afectado es Capira, en la provincia de Panamá Oeste.

Para el secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan), en el MIDA existía un programa de control de la población de los murciélagos, el cual ha bajado de intensidad, mientras que la incidencia de mordeduras en el ganado vacuno es alta.

La directora de Sanidad Animal, Cecilia Escobar, reiteró que hay que intensificar la captura de los murciélagos, además de evaluar si las vacunas son realmente efectivas, pues en un país como Panamá el calor puede influir en que se inactiven, toda vez que en muchas ocasiones no se cumple con la cadena de frío.

Díaz manifestó por su parte que “los ganaderos compramos las vacunas, tenemos que garantizar la cadena de frío y colocarla una vez al año, además de hacer revacunaciones en los terneros que nacen posterior a la fecha de vacunación que programamos”.

Igualmente, adujo que las casas comerciales también tienen la responsabilidad de entregarles un buen producto y que hayan manejado con efectividad su cadena de frío, “pero la verdad es que nadie evalúa la efectividad de las vacunas que están en los expendios de los agronegocios”.

Hay veces en que las vacunas que se comercializan localmente no son efectivas o no son sostenibles en la cadena de frío, reiteró.

El secretario ejecutivo de la Anagan remarcó que la responsabilidad del MIDA es mantener controladas las poblaciones de murciélagos, para que no se presenten las altas incidencias de mordeduras de murciélagos hematófagos en las reses. En Panamá el sector ganadero posee 1.527.000 cabezas de ganado.

Otras plagas que rondan en las cercanías son el caracol gigante africano (Achatina fulica) y la fiebre porcina, presentes en Costa Rica y República Dominicana, respectivamente.

Temas relacionados

Si te lo perdiste
stats