Lo que no sabías de Santa Ana, un barrio con 350 años de historia

Historia en Panamá

Iglesia de Santa Ana colección de Sabla
Iglesia de Santa Ana a mediados de 1880s / ACP/Biblioteca Robeto F. Chiari

Ciudad de Panamá, Panamá/Los orígenes del Arrabal de Santa Ana están ligados al traslado de la ciudad de Panamá en 1673 al “sitio del Ancón”, considerado por Antonio Fernández de Córdoba como el lugar más adecuado en términos de defensa, luego de la destrucción por Henry Morgan de Panamá Viejo.

Sin embargo, esta estrecha península, aunque era fácil de fortificar y amurallar contaba con menos espacio que la antigua ubicación. Por lo que se crean dos ciudades en las faldas del cerro Ancón: una rodeada por murallas, hoy conocida como San Felipe y otra, en los extramuros, el Arrabal de Santa Ana.

Su nombre se deriva de la antigua ermita de Santa Ana, en las afueras de Panamá Viejo, camino de Puente del Rey, que “daba protección y socorro a gente de color, no solamente esclavizados sino libertos y que también es trasladada y ubicada en el barrio de Malambo, fuera de las murallas”.

Rápidamente extramuros contó con más habitantes que el sector intramuros y con mayor movimiento comercial.

Se convierte así en un lugar de convivencia e integración entre los diferentes grupos étnicos o castas. Ahí se encontraban el mercado y el puerto, pero lo más importante de su ubicación era que cerca estaban los manantiales de agua fresca del “Chorrillo del Rey”, que servían para abastecer a toda la ciudad.

Puerto en marea baja
Puerto en marea baja / ACP/Biblioteca Roberto F. Chiari

Estaba rodeado de haciendas y hatos ganaderos, denominados “huertas” y su vocación comercial y de transporte se debía a su estratégica ubicación en la entrada de la ciudad desde el Camino Real y por el acceso al puerto de la Playa Prieta.

Para el arqueólogo Carlos Fitzgerald, consultor del Patronato de Santa Ana, “el Arrabal estuvo lleno de contrastes. Se traficaron esclavos y se discriminó con violencia, pero también allí se incubó una incipiente clase media, se creó un único título nobiliario colonial en Panamá, el del conde de Santa Ana, a fines del siglo XVIII, y fue la sede de una de las más importantes cofradías de afropanameños, antecedente desconocido en las narrativas de los movimientos sociales populares. Santa Ana creció hasta convertirse en una ciudad pintoresca y pletórica de actividades productivas artesanales, que contrastaban con la rigidez elitista del intramuros”.

 

Intervencion EEUU 1925 plaza de Santa Ana
Intervencion EEUU 1925 plaza de Santa Ana / ACP/Biblioteca Roberto F. Chiari

El Arrabal como fuerza política

A partir de la independencia de 1821 el Arrabal adquiere una mayor beligerancia política y se convierte en un espacio de experimentación democrática y de creciente conciencia racial y nacionalista.

Fue clave en los primeros intentos de separación de Colombia en 1830 y 1831. Sus líderes y, sobre todo, su masa popular fue clave en todos los movimientos políticos y sociales del siglo XIX.

Es imposible concebir la separación de Panamá de Colombia sin el Arrabal ya que los soldados de la independencia eran en su mayoría santaneros y su aval fue crucial para el éxito del movimiento. Fue un territorio donde se forjó la conciencia nacional, la lucha por la soberanía y por el respeto a los derechos ciudadanos. La plaza de Santa Ana es literalmente, la cuna de la libertad de expresión y sus calles y avenidas, el escenario de las luchas de reivindicación de los derechos sociales", apunta el estudioso.

Vendedoras en el mercado público
Vendedoras en el mercado público / ACP/ Biblioteca Roberto F. Chiari

Conmemoración de los 350 años

 El 26 de julio de 2023, el Arrabal de Santa Ana conmemora los 350 de haberse fundado. Es por ello que el Patronato de Santa Ana activó el pasado viernes la cuenta regresiva develando en el histórico parque un reloj que marca la importante fecha.

De acuerdo con Dorian Sarmiento, secretario de la Junta Directiva del Patronato, “dentro de un año vamos a conmemorar una fecha importante no solo para el corregimiento de Santa Ana, sino para la ciudad. Dentro del área sucedieron muchos hechos que marcaron la vida republicana panameña, no solo el traslado y el resurgimiento de una nueva comunidad sino eventos fundamentales para el devenir político y social de los panameños”.

Es por esto que a partir de ahora Santa Ana se viste de fiesta con una serie de actividades que buscan visibilizar la contribución de los santaneros al patrimonio material e inmaterial de nuestro país.

El patronato se encuentra desarrollando un rico programa de actividades culturales y educativas como charlas, conversatorios y ferias, así como visitas a sitios y monumentos históricos para resaltar el impacto de la cultura santanera en la identidad nacional.

El Arrabal tiene una identidad con una comunidad asociadas y tanto esa identidad como esa comunidad son bien importantes para la construcción de la nacionalidad, casi no se puede entender el desarrollo histórico de Panamá sin tomar en cuenta aquello que aconteció extramuros. Rescatar la memoria de eventos históricos fundamentales en el devenir político de los siglos XIX y XX que pasan también en Santa Anta, entonces queremos a partir de esta cuenta atrás y especialmente el año próximo en la conmemoración de los 350 años, visibilizar, volver a poner el foco en los aportes positivos que tiene un sector tan interesante para la historia, para la cultura y para el desarrollo de Panamá”, afirmó Sarmiento.

 

Patronato de Santa Ana presenta reloj con cuenta regresiva para conmemorar los 350 años de fundación del Arrabal.
Patronato de Santa Ana presenta reloj con cuenta regresiva para conmemorar los 350 años de fundación del Arrabal. / Patronato de Santa Ana