TVN plus En vivo

'Varelaleaks': El poder al desnudo

Bloque 1: La crisis institucional impacta al país

Los "Varelaleaks" continúan generando más preguntas que respuestas. Su contenido y las implicaciones del mismo fueron analizados este domingo en Radar.

Entre los temas discutidos estuvo si debe priorizarse el derecho a la privacidad de las conversaciones o el interés público de su contenido y qué ponderancia se le debe dar a la ilegalidad de la obtención de los chats versus los posibles actos ilegales que estos puedan retratar.

¿Sorpresas o sorprendidos?

Para el exdirector de la Policía y abogado, Ebrahim Asvat, los "Varelaleaks" son una confirmación de sospechas que tenía la sociedad panameña sobre cómo se toman decisiones a altos niveles de gobierno. Los calificó como una “radiografía de la realidad de cómo se administran y cómo están las relaciones de poder en Panamá.”

Sin embargo, dejó claro que no es un fenómeno limitado o exclusivo del expresidente Juan Carlos Varela o del gobierno anterior.

“Lo que hace el presidente lo hace el diputado en su circuito y lo hace el magistrado dentro del Órgano Judicial; son reglas de la política panameña que ya se han filtrado en la sociedad,” comentó Asvat “¿Cómo cambias eso?”

El excanciller Jorge Eduardo Ritter sí reflejó su sorpresa por algunas de las discusiones reflejadas en los "Varelaleaks". Destacó el grado de influencia y lo determinante de las decisiones del Presidente en temas que no debieron ser de su competencia, pero también, su falta de delegación, al punto de que se requiriera la opinión del mandatario en temas de poca importancia.

“Cuando un ministro de Estado le tiene que implorar al presidente para que hable con el contralor para que por favor le saque el cheque, esto es casi que un Estado fallido”, sentenció Ritter.

Privacidad vs. Interés público

Uno de los grandes debates alrededor de los "Varelaleaks" ha sido si debe predominar el derecho a la intimidad en las conversaciones del presidente o el interés público en el contenido de algunas de las mismas.

Sobre este tema, el periodista Eduardo Quirós destacó la diferencia entre el derecho a la privacidad y el derecho a la intimidad. Afirmó que si bien las conversaciones con sus famliares o amigos personales deben ser privadas, aquellas con otros funcionarios de distintos niveles, en las que se discutían temas de Estado y se tomaban decisiones que impactarían a la población, sí son de interés público y se pueden divulgar.

Indicó que es el rol de los medios definir qué es lo importante para publicar, y cuáles son las fuentes a contactar para realizar las confirmaciones necesarias.

Preguntas sin responder

Una de las grandes preguntas que sigue pendiente de respuesta es quién es el autor detrás del sitio web y la captación de la información del celular del expresidente. Los panelistas estuvieron de acuerdo en que es un delito que debe investigarse, pero también discutieron las implicaciones de esta incertidumbre, particularmente, el rol de los estamentos de seguridad.

“En 2014 se hizo la denuncia de que se había perdido el sistema Pegasus, y ¿qué hicieron en esos cinco años?,” se preguntó Quirós. “Dejaron en total indefensión a la ciudadanía panameña.”

Quirós insistió en que el Consejo de Seguridad no hizo su trabajo, al no poder siquiera salvaguardar las conversaciones del expresidente Varela, por lo que deben, junto al mismo, enfrentar la responsabilidad política de sus negligencias.

Con respecto a las reacciones de los principales protagonistas de los "Varelaleaks", las opiniones del panel fueron divididas. Para el doctor Ritter, la procuradora no enfrentó el escrutinio público y empañó su renuncia por la manera en que la anunció.

Sin embargo, Quirós es de la opinión que Porcell “tuvo el coraje de entender que había una responsabilidad política,” cosa que no es común en Panamá. Insistió en que el expresidente Varela debe verse en ese espejo.

“Si él (Varela) tiene información que es relevante, tiene que enfrentarla; si no, no hay la menor duda de que su legado no van a ser sus obras ni nada de lo que ocurrió en su gobierno,” sostuvo Quirós. “El legado de Juan Carlos Varela serán los ‘Varelaleaks’.”

¿Tiene solución?

Con respecto a posibles soluciones, varios panelistas insistieron en que los "Varelaleaks" son un manual de cómo no debe manejarse el Estado. Insistieron en que debe haber un cambio en la manera de hacer las cosas y que los nombramientos de magistrados y el nuevo procurador pueden ser una manera de cambiar el rumbo, si se hacen de la manera correcta.

El exmagistrado Adán Arnulfo Arjona afirmó que “Panamá está en un periodo de consecuencias” y que los nombramientos deben hacerse sin politizarse porque de lo contrario “los magistrados quedan convertidos en cadenas de transmisión de intereses extracorporativos.”

Se requieren otros cambios en la estructura de poder, además de los nombramientos en el sistema de justicia. Sin embargo, el abogado Carlos Ernesto González indicó que el desprestigio a los distintos niveles de gobierno y del Estado dificultan ese cambio en la distribución de poder.

“El fondo del problema está en la Asamblea, porque para limitarle el poder al presidente tienes que aumentárselo a la Asamblea, y nadie en su sano juicio le quiere dar más poder a esta Asamblea”, determinó González.

Si te lo perdiste
stats